jueves, agosto 22, 2013

Veneno



Creo que me ha picado una serpiente de verano. Ando arrastrándome, por un cansancio que empieza a ser crónico. Un agotamiento mental que me hace mirar, sin pasión, los periódicos; encender y apagar la radio para no querer enterarme de nada y mantener la tele apagada para no mirarla.

Estoy cansada de un verano largo sin vacaciones ni más desconexión que la que yo misma me impongo al querer vivir de espaldas a la información de actualidad que ni es información ni es de actualidad.

Sube el veneno de la serpiente de verano de abajo a arriba y se mete en m mi cerebro. Bostezo. Me aburro. Me canso. Me cago en los cargos intermedios, y en los altos también, de los medios de comunicación que empiezo a no consumir. Los maldigo. Los aborrezco. A ellos y a las páginas y minutos que hay que rellenar. Y pienso que ya queda menos para que los efectos del veneno de la serpiente de verano bajen de intensidad. 

No hay comentarios: