domingo, julio 14, 2013

Teatro en Almagro


Enlace permanente de imagen incrustada


Ya estamos de vuelta. Con la sonrisa todavía puesta y esta camiseta del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro que compramos anoche, cuando terminó la última de los dos obras que hemos visto en El Corral de Comedias, la Hostería de La Posta. Cuando terminó, estuvimos paseando por el corral, ya vacío, haciendo fotos y despidiendonos de él, seguramente hasta el año que viene.


Enlace permanente de imagen incrustada


Ir a Almagro, en pleno festival, es un sueño cumplido. De esos deseos que sentía verano tras verano, desde que tengo uso de razón, y cuyas representaciones e informaciones seguía a través de los medios de comunicación. Y se cumplió. Gracias a decirlo muchas veces, en voz alta, y tener a mi lado a alguien que lo ha hecho posible a modo de regalo adelantado de cumpleaños.




Almagro me ha sobrecogido, la verdad. Ha superado, con mucho, mis expectativas. Pasear  por este pueblo centenario ha sido un auténtico placer. Nos sentamos en la Plaza Mayor, a tomar algo, y recorrer las calles, compramos queso puro de oveja y vimos dos obras de teatro. La primera, el viernes, Shakespeare para Ignorantes, una de las obras más divertidas y didácticas que he visto en mi vida que mezcla y agita clown, teatro clásico y el más puro humor galego.

Enlace permanente de imagen incrustada





Y todavía nos ha dado tiempo a conocer otro pueblo, a unos 30 kilómetros: Valdepeñas. Aquí nos hemos quedado en un hotel maravilloso, hemos desayunado en la plaza del pueblo, y hemos paseado hasta encontrar el famoso molino de Gregorio Prieto. En una de las muchas tiendas especializadas en productos locales compramos queso, sí otra vez, y muchas botellas de vino. Para casa y para regalar.




Al llegar a casa, hemos partido dos de los diferentes quesos manchegos puros de oveja que hemos comprado y hemos descorchado una botella de vino dulce del Condado que reservábamos en la nevera para momentos especiales, como éste de la vuelta. Porque nos sentíamos felices y afortunados por haber disfrutado tanto este fin de semana y por haberlo podido superar, con bastante alegría, siendo como es el primero de nuestra vida en que nos separamos de nuestra hija a la que estamos deseando volver a abrazar y besar.


No hay comentarios: