martes, mayo 21, 2013

Mis gurús


 
 
Hay personas que me enseñan más de mi profesión en una conversación distendida que todos los profesores que tuve en los años de carrera. Con ellas me pasa. Aprendo de la historia recierte del periodismo en esta tierra, y también de los políticos que han ido pasando ante sus micrófonos y grabadoras, mientras ellas se hacían, detrás, más sabias y más críticas.
Tienen mil y una historias y contar y siempre alguna anécdota desconocida que hacen que se cuelen en nuestros encuentros personajes con los que no contábamos: aquel político que guardaba para sí una botella de vino que escondía junto a la pata de la silla; aquella compañera periodista que, en su declaración de guerra contra el sistema, las utilizó como metralla o aquella otra política que defendía la necesidad de conciliar y así lo hacía ella misma dejando una larga lista de tareas a su asistenta.
Ellas saben de la caspa. Que ha sido mucha y ha dado mucho asquito durante años. Por eso yo valoro lo que ellas valoran. Porque le dedican horas a comprender, y a contar después, los movimientos de nuestros políticos. Y si ellas dicen que tal consejera no tiene ni papa pero que se ha rodeado de los mejores, yo me lo creo. Y si marcan las diferencias entre las diferentes formas de hacer política de unos y otros, las escucho. Porque sé que su criterio es fundado y porque cada uno elije a los gurús que le da la gana y las mías son mujeres, saben mucho de Periodismo, de Andalucía, de Compromiso y de Alegría. Y así las quiero.

No hay comentarios: