viernes, noviembre 02, 2012

Lucidez y crítica



Un señor con bigote y camisa de manga corta, cambia el canal de su televisor mientras afirma: "¡Qué curioso! Pongo la tele y se me van las ideas". Unas páginas más allá, dos hombres, con chaqueta y corbata, sentados a una mesa sobre la que descansan unos papeles. Uno le dice al otro: "Informe de los hechos, pero que no se entiendan". "Si no existiera la publicidad, ¿Cómo sabráis qué deseáis?", se lee en un enorme cartel luminoso sobre la cabeza de un viandante, de espaldas.

El Roto es un genio en el difícil arte de hacernos pensar. Su último libro es el último ejemplo. El mismo día que salió al mercado, conocimos que le habían dado el Premio Nacional de Ilustración 2012. Y yo que me alegro. Porque, a diario, recurro a sus viñetas y pocas veces me han dejado indiferente. En este libro, Camarón que se duerme (se lo lleva la corriente de opinión), se centra en uno de los aspectos de nuestra sociedad que más grima le da: La manipulación y alienación mediática. No faltan las viñetas sobre figuras "mesiánicas" ni, por supuesto, la crítica al caos y a la intencionalidad de las informaciones.

En un breve prólogo a las viñetas de este libro, escribe: «Así pues, cegados y ensordecidos por los medios audiovisuales y mudos por el uso reiterado de palabras e ideas ajenas, resulta necesario apartarse de esa arrolladora corriente y a salvo en cualquiera de sus riberas, ver pasar su estruendo y echar una mano o acercar una rama a aquellos que, arrastrados por las enloquecidas aguas, pidan ayuda.»

Andrés Rábago, El Roto, sabe bien de lo que dibuja porque tiene siempre a mano sus gafas de visión crítica, las que se pone para observar la realidad y, muy especialmente, los medios de comunicación. Por eso, para los que nos dedicamos a esto, las viñetas de El Roto son tan necesarias y clarificadoras. Y están ahí, como una isla en mitad de un océano de confusión, para los que quieran dejar de nadar un rato y pasarse a reflexionar y tomar aire.

No hay comentarios: