domingo, septiembre 30, 2012

Palabras cargadas




La Real Academia de la Lengua le da a la palabra reo un componente de culpa. El responsable del informativo principal de RNE, no. Para él, los detenidos por los altercados con la Policía del pasado 25 de septiembre ya eran reos el mismo día 27, mientras daba la noticia de que la Audiencia Nacional no iba a juzgarlos. No lo digo de memoria, pueden oírlo ustedes mismos porque está aquí, en el minuto 44,45:

¿Error o intencionalidad? Lleguen ustedes a la conclusión que estimen oportuna, pero antes les cuento que este periodista, el mismo día en que el juez imputa a José Bretón (padre de los niños desaparecidos en Córdoba) el delito de asesinato dijo, literalmente: "Ruth y José son, formalmente, dos niños desparecidos pero su padre es, desde hace una horas, un asesino".  (Minuto 17)




Los que trabajamos con las palabras tenemos que tener un cuidado exquisito con ellas. Son nuestras más afilada herramienta, como un bisturí en las manos de un cirujano. Utilizarlas mal o con una intencionalidad torticera puede causar un daño fatal. Y no sólo a  quienes estamos llamando reos o asesino sin que todavía lo haya dictaminado quien corresponda, que no somos nosotros, sino un juez. También podemos dañar a quienes nos escuchan, a los destinatarios de nuestro mensaje. Ellos pueden sufrir las consecuencias y pueden creerse informados cuando, en realidad, están siendo mal informados. En nuestro trabajo (en el mío, al menos, y el de muchos compañeros con los que hablo sobre estas cuestiones), la información y la vocación de servicio público son los pilares y hacer una RTVE de calidad, el objetivo. Ojalá prevaleciera esto sobre los vaivenes políticos y los intereses puntuales de unos pocos. Todavía tengo esa esperanza.

No hay comentarios: