lunes, julio 09, 2012

En modo vuelta

"Siempre es bueno tener un sitio al que volver", me escribió cariñosamente mi jefa cuando le comuniqué mi intención de volver al trabajo a finales de este mes. Lleva razón. Son tiempos difíciles y puedo sentirme privilegiada por haber disfrutado, junto a Cecilia, de todos los momentos de su primer año.


Ha sido (está siendo) un año muy especial. He vivido en una felicidad doméstica sin horarios ni otras preocupaciones que no fueran las estrictamente personales. Toca volver a aquella vida, que era la mía antes de ésta. Toca, también, volver a asomarme al mundo desde esa posición privilegiada que me ofrece mi trabajo. Recuerdo que, antes, adoraba mi Profesión. Debo seguir haciéndolo porque pienso en la vuelta y las expectativas le ganan la batalla a la nostalgia por este tiempo que todavía no ha terminado.

Será duro. Lo es para todas las madres que tienen que dejar a sus niños en una guardería o con otros cuidadores. Lo será, además, porque la dejo a 100 kilómetros y será casi insoportable cuando, tras una noche mala, el despertador vuelva a sonar a las 5,30. Pero pienso en todo lo que me queda por vivir y por contar y me ilusiono; y conservar esa ilusión es lo que me hace darme cuenta de cuánto me gusta mi trabajo a pesar de sus miserias y de haber estado más de un año alejada del ruido. 

Ahora, además, tendré, al volver a casa, una nueva razón, de ojos enormes, para tener ganas de vivir y trabajar. Una importante razón para poder llevar lo mejor posible la difícil misión de madre trabajadora.

1 comentario:

GARANEMIJ dijo...

Seguro que va a ser muy duro,pero es otra etapa, es un comenzar pero de forma distinta, es hacer todo aquello que amas pero repartiendo tu tiempo, es unas ganas enooormes de llegar a casa para ofrecer a Cecilia tu mayor y mejor abrazo, es tener una ilusión constate, porque ahora si tiene todo un verdadero sentido......No te preocupes porque aquí estaremos todos para ayudarte!!, Gloria