jueves, junio 07, 2012

Primeras romerías



Maruja, Victoria, María Jesús, Tomás y los dos Joaquines montaban su caseta debajo de una enorme encina y convivían entre risas y complicidades porque eran amigos de los de toda la vida. Son los protagonistas de mis primeros recuerdos romeros. Durante los días de romería, no quedaba claro quiénes eran los abuelos de qué niña. Todos disfrutaban de nosotras, nos enseñaban letras de sevillanas, nos convidaban a los cacharritos, nos daban de comer, participaban de nuestros juegos y, cuando llegaba la noche, a veces no les daba ni tiempo a quitarnos el traje de gitana y nos llevaban, medio dormidas, al dormitorio improvisado con colchones en el suelo que se escondía tras una lona.

Las romerías han ido pasando y de aquello hace pronto 30 años. Aquella caseta de amigos, que se convirtieron en abuelos, ya no se monta. Faltan Tomás y los dos Joaquines. Ellas van cumpliendo años y ya viven la romería de otras maneras. Desde que no está la caseta, no he vuelto a pasar por allí. Prefiero seguir pensando que, debajo de la sombra de aquella encina seguimos todos, abuelos y nietas, alrededor de la candela, riendo a carcajadas.

Ahora busco la sombra de otra encina. Debajo de ella vamos a montar una caseta diferente a aquélla, pero que también será especial. Será la primera caseta de mi hija y de los hijos de mis amigos. Martina, Cecilia, Jimena y Lola disfrutarán de su primera romería con Eduardo, Héctor, Carla, María y Rafa. Nueve niños para los que apenas está empezando una historia romera que les traerá año tras años a La Corte. Será de nuestra mano, primero, y con sus amigos, parejas y familias, el resto de sus vidas.

A Cecilia le hablaré de su primera romería cuando tenía 10 meses y le contaré que ese año, precisamente, nos guió hasta La Corte un gran antoniano y mejor persona, al que querrá siempre como parte de su familia: Nuestro amigo Enrique Acción Navarro.

Ella y sus amigos vivirán muchas romerías y espero que guarden de sus primeras experiencias un recuerdo tan agradable como el que guardo yo. Ojalá ellos primero, y sus hijos después, se acuerden de nosotros con el mismo cariño con el que yo recuerdo a mis abuelos y a sus amigos. Eso querrá decir que habremos vivido muchos junios, que lo pasamos bien y fuimos felices.

 ------------------------------------------------------

**Hace unos meses, mi amigo Enrique Acción Navarro nos pidió a algunos de sus amigos que escribiéramos algún texto para el programa de mano de la romería de San Antonio de Padua de Cortegana. Mi amigo, además de miembro de este Hermandad, este año es el Hermano Mayor de todos los antonianos, por eso me sentí feliz de que me encomendara una tarea que yo hice diligentemente. Por un error de imprenta (o algo así) ni el texto que acaban de leer, ni la fotografía que lo acompaña, se ha incluído, finalmente, en la revista. Aún así, quería compartirlo con ustedes.

2 comentarios:

Casimiro Jara dijo...

Una pena que no haya sido incluido por la razón que sea, pero muchas gracias por compartirlo. Realmente emocionante y evocador. Mientras leía podía ver y recordar como era mi romería cuando era pequeño, cosas que apenas recordaba han venido de nuevo a mi mente. Gracias por compartirlo, de corazón.

Anónimo dijo...

Han venido imágenes a mi cabeza que hacía tiempo que no recordaba... me resbalan las lagrimas por la cara sin parar recordando a mi abuelo Tomás, una persona como la que jamás he conocido, una persona con unos valores inugualables y adelantados a su tiempo. Parece que estoy recordando todo desde esa gran encina en la que yo me sentaba castigada, claro, era el diablo en versión personificada... Qué pena que todo se haya perdido pero siempre quedará el consuelo del recuerdo,... Yo tampoco paso por ese lugar, soy incapaz de ver a alguien en el que era nuestro hogar por unos días... y digo hogar porque no faltaba ni un detalle en esa caseta que estaba llena de tan buena gente. Un abrazo para los que siguen entre nosotros, un beso de corazón lanzado al cielo para los que no están y un GRACIAS para ti Paloma porque a pesar de las lagrimas, me has hecho recordar buenos momentos. Estrella .