martes, febrero 07, 2012

Huesos

Recuperar la memoria ya no está de moda. Ahora, algunos providencialistas, como el nuevo Ministro de Interior, prefieren hablar de Verdad Histórica. Vale, hablemos de lo que quieran; pero que lo haga, mejor, Olga Alcega, nieta de un fusilado en la Guerra Civil:
"No pido venganza, solo mi derecho a saber la verdad"
Ahora, que todo está al revés. Ahora, que los ministros de la dictadura son ensalzados como grandes adalides de la Democracia y los familiares de las víctimas de la represión se sientan a declarar para defender al único juez que ha querido investigar los crímenes del franquismo. Precisamente ahora ha dejado de estar de moda la memoria histórica.
Ahora, que la opinión pública internacional nos saca los colores por tener a Garzón sentado en un banquillo y que en el cementerio de Gerena se exhuman las 17 rosas de Guillena.
La mayoría eran campesinas y jornaleras. Sus edades iban desde los 20 hasta los 70 años. Su único crimen fue estar casadas con hombres que como tantos en la comarca y en la época estaban vinculados a la CNT. No hubo más de lo que las pudieran acusar, porque tampoco hubo acusación, ni consejo de guerra.
Ahora, que la memoria histórica ha dejado de estar de moda, le preguntaría yo a los que buscan la Verdad Histórica si acaso una verdad es menos verdad porque hayan pasado sobre ella casi 76 años de silencio, tierra y olvido.
Para todos los que hayan perdido la memoria, aquí les tengo unas pastillitas del botiquín de emergencias. Son pequeñas cápsulas, que hay que tomar poco a poco. El tratamiento completo es demasiado fuerte. Tanto como para hacernos llorar de dolor.
Documentos RNE - Las fosas de la memoria - 22/11/08

1 comentario:

Anónimo dijo...

La memoria histórica no es una moda, sigue estando, y permanecerá en el recuerdo de muchas personas que aún no entienden el "por qué, el cómo y el dónde" de muchas cosas. Permanecerá. Aunque a muchos, ahora, les interese, de nuevo, callar bocas.