viernes, enero 13, 2012

La tribu

Dicen que para criar a un hijo hace falta una tribu entera. Yo también lo creo. Partiendo de que los seres humanos somos seres sociales, por naturaleza, y que la supervivencia de un ser humano solitario e independiente del resto es poco viable, entiendo por qué hacen falta manos, siempre, que te ayuden a sacar adelante una nueva vida.
En nuestro grupo de amigos hemos funcionado siempre como una tribu. Tanto es así que a lo largo de todos estos años, algunos miembros de la tribu acabaron eligiendo a otro miembro para compartir sus vidas. En nuestra tribu, salvo excepciones, nos ha movido el impulso. Empezamos juntos a descubrir los placeres de la vida, por eso nos tomamos juntos nuestras primeras copas y nos confesamos nuestros primeros secretos. Luego llegaron las uniones, con o sin celebración; y, en los últimos meses, los nacimientos.
Ayer mismo nació la última de la tribu: Lola. La única que faltaba de esta "camada", tras ocho meses de felices nacimientos que empezaron con Eduardo. Todavía no he podido hablar con sus padres, pero puedo imaginarme lo que sienten. Una alegría tan inmensa a la que es imposible ponerle palabras. Una emoción tan fuerte que no la contiene ni el llanto más prolongado.
Todos esperábamos a Lola y Lola ya ha llegado. Y yo me siento feliz, y respiro hondo y me muero de ganas de conocerla y de abrazar a sus padres, de llorar con ellos de alegría. Ayer, cuando los nervios me comían porque me imaginaba a mi amiga Ana en sus trabajos de parto, no podía dejar de abrazar a Cecilia, de besarla, de lanzarla por los aires y hacerla reir a carcajadas. Como creo que me entiende, le repetía una y otra vez : "La primita Lola va a nacer", y ella me miraba con sus ojos de bebé de cinco meses, que parecen saber de la vida que viene mucho más que yo.
Lola nos hace felices a todos por muchas cosas. Lola, la deseada. La última que esperábamos de esta camada, aunque vendrán muchas otras, espero. La primita de Cecilia, que ya ha heredado su cunita. La hija de mis amigos Ana y Josema, a los que tanto quiero por ser seres realmente especiales. Dos miembros de la tribu que ayer nos hicieron felices al resto. Aquí nos tendrán para lo que necesiten.

No hay comentarios: