martes, enero 31, 2012

Errores

El pasado domingo, El País nos regalaba a sus lectores un extenso reportaje sobre la "batalla por el liderazgo socialista" que tituló Chacón y Compañía y que han levantado ampollas entre numerosos y reconocidos socialistas.
Luis Gómez desvela en su texto la red que hay urdida en torno a la candidata a la Secretaría General del Psoe Carme Chacón. Una red que parece tener a su esposo en el centro. Escribe Gómez cosas de este tipo:
Hay una parte del partido que desconfía del entorno de Carme Chacón, de quienes se están incorporando a su campaña de forma más o menos soterrada, todos ellos procedentes de las filas de Zapatero. Y de quienes están en la cocina de la candidatura desde hace mucho tiempo.
La candidatura de Chacón se convierte, en una parte, en la reserva espiritual del zapaterismo. Porque hay que tener en cuenta que pugnan por la elección dos candidatos bien diferenciados en cierto aspecto: de uno se sabe prácticamente todo porque lo ha sido casi todo, así que es el otro, Chacón y su red de apoyo, hasta ahora poco conocida, quien centra las miradas de un importante sector del partido. Y ahí está la incertidumbre.
Chacón contaba con un experto en casa: su marido, Miguel Barroso, un asesor presidencial por otra parte. ¿Se puede diferenciar entre lo público y lo privado en un caso así? Barroso pareció resolver sus dudas muy rápido: nunca ha dejado de interferir en la actividad de su esposa.
Esta intromisión del marido en la carrera de su cónyuge, esa obsesión por controlar su imagen, no fue más que un comentario en cenáculos políticos durante algún tiempo. La situación tampoco era muy discreta porque Barroso no se cortaba a la hora de llamar a sus contactos en las redacciones de los medios de comunicación. Pero en la medida en la que a Chacón se la veía cada vez menos como ministra y más como candidata, estos detalles y su nuevo entorno comenzaron a cobrar otra dimensión dentro del partido.
Una parte de la estrategia de la candidatura de Chacón se diseña fuera del partido.
Chacón se presenta como un proyecto de renovación para el partido. Sus mensajes están repletos de eslóganes, de frases precocinadas. Es una campaña muy preparada, mucho más elaborada que la de Rubalcaba a ojos de cualquier experto. No hay elementos de fondo ni discursos programáticos ante los militantes: Carme se dirige a las bases a la cara, apela a los sentimientos, a la promesa de un futuro mejor. Chacón ha repetido el mismo esquema en todas sus intervenciones: ha apelado al coraje, a la valentía de los militantes. Las frases se repiten ciudad por ciudad.
Twitter ardía con comentarios sobre este artículo. Entre ellos, los de los directamente referidos.
Hubo también comité en Extremadura. Las noticias que llegaban de allí eran idénticas: Rodríguez (Ibarra) y Fernández (Vara) dándose caña el uno al otro. Al sur, Griñán no consigue hacerse con los mandos y cada fin de semana se encuentra con un altercado. "Se ha perdido mucho músculo", dice un veterano diputado.
Griñán escribía: "Hoy estoy algo decepcionado: desde 1976 todos los días compré El Pais. Hoy leo un articulo sobre CChacon innecesario y sectario. Triste" y Fernández Vara esto otro: "Juan Carlos Rz Ibarra ni yo somos muñecos de feria entre nosotros.Seguiré comprando El País pero le pido que no me utilice con mentiras. Luis Gómez miente en El País al afirmar que en Extremadura Ibarra y yo en los Congresos nos dimos caña. Me duele que les valga la mentira".
En pocos días, se ha ido produciendo un trasvase de gente desde La Moncloa hasta la sede de la candidatura. Un caso es Angélica Rubio, quien le llevó las tareas de prensa a Zapatero durante sus siete años y medio como presidente. Otro es Gertrudis, la secretaria de Zapatero, dueña de una de las mejores agendas del partido, una persona que, según dicen, odia a José Blanco y a Rubalcaba.
La propia Gertrudis responde: "Admito mi delito,tener agenda siendo stria y apoyar a alguien en mi partido tras 25 años de militancia. Debo ser mala-Pais dixit"
Otros, que no aparecen en el artículo, han sumado sus críticas. Entre ellos, Jordi Sevilla ("No he optado x Chacón, ni x Rubal. Pero me parece INDIGNANTE el artículo hoy d El Pais sobre la "compañía" d uno, sin hablar d la del otro.") o Amparo Rubiales("Una andaluza muy mayor solo sabe darte las gracias; nos ha dolido mucho ese panfleto; q pena.")
El periodista Antonio Papell escribía "La andanada de "El país" contra Chacón -poca clase y poco periodismo- le dará seguramente la victoria". Y yo estoy bastante de acuerdo con él porque creo, entre otras cosas, que El País ha cometido un error de bulto que puede volverse en contra de sus intenciones. Un artículo así lo leerán muchos lectores, claro, a los que interesará lo escrito por Gómez pero no es a ellos a los que está dirigido el texto. Más bien a los casi mil delegado socialistas que el próximo fin de semana vendrán a Sevilla a elegir el próximo Secretario General del PSOE. Salvando excepciones, se trata de un público cualitativamente distinto del lector medio que, puede, sí recuerde todo lo que se desató cuando el Gabinete Zapatero benefició a Roures y su productora Mediapro, que obtuvieron la licencia para La Sexta. De aquellos polvos, estos lodos y toda la artillería de Prisa contra Chacón y los suyos. Todo esto, repito puede, que los delegados sabrán ver detrás de este reportaje.
De hecho, algunos chaconistas como el parlamentario andaluz Pepe Muñoz escribieron: "Después de leer el articulo-panfleto en el País, mantengo mi voto para que @CarmenChacon sea la próxima Secretaria General del PSOE." Y muchos ciudadanos, sobre todo muchos periodistas, hacían públicos sus pareceres: "Dice El País que Chacón tiene un entorno muy influyente. Rubalcaba, no. Rubalcaba, por si no lo saben, lidera el sector de los descamisados." (Manuel Rico. Público), "Rubalcaba lo debe estar pasando mal, hoy en el País, nada menos que Felipe González y PRISA salen a echarle una mano." (Vicente Rodríguez), "El articuló de El País sobre Chacón, con foto de Roures incluido es de lo más infame que he visto en años" (Javier Mesonero), "El problema del relato no es q sea siniestro, q hay muchos a esas alturas políticas, sino q @el_pais eleve a certeza tanto rumor." (Carmen Benavides. Canal Sur)
Y, por todo esto, creo que si hubo algún día intención de la gente de Rubalcaba de desenmascarar a Chacón, les ha salido errado el tiro. 24 horas tuvieron que pasar para que la propia Elena Valenciano (directora de la campaña de Rubalcaba a las Elecciones Generales) escribiera: "Ayer no quise entrar en polémica. Hoy afirmo que el equipo de Rubalcaba no tiene nada que ver cn la información de ayer de ElPais".
A mi, con todo esto, me quedan un par de cosas claras: Una, cómo ciertas estrategias comunicativas pueden ser contraproducentes para el que las orquesta y, dos, el poder de Twitter (su inmediatez y su cercanía) para obtener, en apenas unos minutos, una cascada de reacciones que habrían costado horas de trabajo compilar a cualquiera que pudiera estar interesado en escucharlas.

No hay comentarios: