martes, octubre 11, 2011

Precipitarnos

A las diez de esta mañana, las secciones de sucesos de los programas de Telecinco y Antena 3 llevaban ya varios minutos hablando de la desaparición de dos hermanos en Córdoba. Desde anoche, la web de El Mundo adelantaba que podría tener este caso "el peor de los finales". Apenas unas horas después, en los programas se hablaba del trastorno bipolar del padre, de su ansia de revancha hacia la madre y apuntaban a que ha sido él el que ha quemado a sus hijos en una hoguera en la finca familiar. En Antena 3, uno de los colaboradores llamaba "monstruo" a este hombre. A esta hora ( y apenas han pasado cinco) ya se sabe que los restos encontrados en la hoguera de la finca familiar no son humanos.
Desafortunadamente puede que los niños hayan sido asesinados. Pero también puede que no. La policía continúa su investigación y todavía no se ha emitido comunicado alguno con las conclusiones de tantas horas de trabajo. Lo único que me queda claro es que, en esta profesión, todavía no hemos aprendido. La prisa, la oportunidad, las ganas de ser los primeros... Confluyen demasiados factores como para detener la maquinaria una vez puesta en marcha. Por eso se cometen fallos que pueden terminar con la vida, la imagen y la dignidad de los "culpables" a los ojos de los medios que terminan, en algunos casos, por no serlo. No digo que éste sea el caso, pero sí lo fue para Dolores Vázquez o para el novio de la madre de Aitana, la niña que murió al caerse de un columpio. Después del daño, no hubo disculpa lo suficientemente grande como para deshacerlo.
Ojalá este caso, que me da tantos escalofríos o más que los anteriores, se resuelva de forma feliz y, si no es así, ojalá los medios dejemos trabajar a los profesionales y no haya que volver a pedir disculpas por la precipitación y la oportunidad como tantas veces.

No hay comentarios: