viernes, julio 01, 2011

El mes esperado

Llevo meses adelantando calendario y, por más que corría, nunca llegaba julio. Anoche me acosté contenta, le dije a Grego, suspirando que "por fin" llegaba ese mes tan especial (con sus cinco viernes, sus cinco sábados y sus cinco domingos) que llevamos esperando desde noviembre, cuando aparecía tan lejano como un pequeño granito de arena en un horizonte inalcanzable.
Pero hoy me he despertado, después de una noche de placentero sueño, y al mirarme al espejo he descubierto una sonrisa enorme, fruto de la alegría que se me escapa por dentro. Ya está aquí julio, que nunca llegaba, con sus vacaciones ajenas, sus rebajas y una niña que llegará en unos días. Y yo me siento feliz, respiro mejor y todo va bien porque en este mes nace mi hija.
Y me he acordado de esta preciosa guajira cantada por Guillermo Cano y compuesta por Jesús Bienvenido que me regaló un amigo hace unos días. "Tengo el mapa del tesoro que esconde tu geografía. Maldita suerte la mía que no te puedo tener."

No hay comentarios: