jueves, mayo 19, 2011

Marqués de Pickman

Marqués de Pickman siempre ha sido algo más que la calle que une la Gran Plaza con la Ronda del Tamarguillo. Yo, que siempre he vivido en el otro extremo de la ciudad, recuerdo esa calle como un caos de puestos de mercadillo ambulante abierto 365 días. Eso me parecía. A los lados de las calles, los tenderentes, el bullicio, la vida a raudales de una calle populosa y popular que yo atravesaba muy pocas veces al año.
Y ya hacía varios que no pasaba por allí hasta que he tenido que transitarla hace muy pocas fechas. Mi sorpresa ha sido enorme ante la transformación de esta vía. Ya apenas se parece a aquella que conocí hace cosa de 10 años. Marqués de Pickman es ahora una curiosa calle, en el mismo sitio y con el mismo nombre de la de antes pero casi irreconocible: Un pequeño barrio chino donde dos chicas de ojos rasgados pasean por la acera, el bar de desayunos de la esquina se escribe con caracteres ilegibles y hay hasta una asesoría jurídica especializada en asuntos de ciudadanos chinos... Todo esto y una decena (o más) de establecimientos de estos emprendedores llegados de la otra punta del planeta antes de que yo volviera a esta calle desde la otra punta de la ciudad.
Si Sevilla jamás tuvo un barrio chino, me parece que está empezando a tenerlo. Las cosas cambian tan rápido que, en Marques de Pickman, ya han cambiado.

No hay comentarios: