jueves, mayo 05, 2011

Creando una vida

Hay tardes en las que no puedo con mi alma, mi cuerpo se convierte en un inmenso estómago que siento estrujado, dolorido e hinchado y mi tráquea arde como un palo de fuego hasta mi boca. Esas tardes no puedo pensar en otra cosa más que en sobrevivir a mis molestias y hacer bien la digestión. Ésta iba a ser una de esas tardes, pero me he rebelado y he decidido plantarle cara a este estado de pesadez. Porque me he dado cuenta de que estoy creando una vida.
Con unos ojos que algún día aprenderán a guiñar y leer.
Con una boca de la que saldrán palabras para dialogar y protestar .
Con unos labios que se curvarán y formarán una sonrisa.
Con unas manos que acariciarán mi cara.
Con unos dedos que se posarán en cualquier punto de una bola del mundo.
Con unos pies que andarán descalzos sobre la arena de una playa.
Con unas orejas de la que colgarán unos bonitos pendientes.
Con un corazón que dibujará en un papel cuando se sienta enamorada.
Con un cerebro con el que imaginar lo inimaginable.
Con un cabello que peinar.
Con unos pulmones que llenar del aire puro de la sierra.
Con unas piernas que flexionar para saltar cada vez más alto.
Con unos brazos para abrazar.
Con una espalda para descansar.
Con dos hombros donde llorar.

No hay comentarios: