jueves, abril 14, 2011

14 de Abril

Esta señora, a la que ayudan a caminar entre dos personas, también cumple años este 14 de Abril. Tantos que le ha acostado acordarse. De la cifra que no se ha olvidado nunca es de los tres familiares a los que perdió en la Guerra Civil, cuando apenas era una niña. Ella ha sido una de las personas que ha convertido mi jornada laboral de hoy en una de las más especiales de los últimos tiempos.
El de esta mañana era un acto de homenaje al que yo jamás había acudido, pero que conocía bien porque se repite cada año y estoy harta de verlo en los medios de comunicación.

Todos terminaron cantando La Internacional.
Algunos quisieron contar sus experiencias en público:
Por eso, cuando me sorprendí a mi misma llorando, me di cuenta de que creía conocer algo que no conocía, como tantos y tantas de mi generación. No pude reprimir las lágrimas y le pedí a una compañera de un periódico un pañuelo de papel con la excusa de que el embarazo me había jugado una mala pasada, pero la verdad es que la mala pasada me la había jugado la Historia y mi desconocimiento de las desgracias personales que trajo consigo la represión franquista. Y eso, a pesar de estar leyendo ahora uno de los libros de Almudena Grandes que coloca a las víctimas en el centro de la historia. Pero la ficción, por mucho que se parezca a la realidad, una la recibe preparada, leyendo su libro. Lo de esta mañana, en el cementerio, ha sido una auténtica hostia de la Historia de este país, con toda su mano abierta.

2 comentarios:

Roberto Lakidain dijo...

¡¡¡Máquina!!!

Anónimo dijo...

Me parece que actos como estés nos recuerda nuestra memoria histórica que pareciera que se nos hubiera olvidado un besazo.