miércoles, marzo 30, 2011

Superbebé

La Princesa Rockera llegó, por fin, de Nueva York y lo hizo con regalo para Cecilia bajo el brazo adquirido, expresamente para ella, en la tienda del MOMA.
Un traje de bebé-superhéroe, con capa y todo. Y hasta con instrucciones que dicen bien clarito que sólo puede usarse para hacer el bien, que mantenga limpia su guarida secreta y que nunca luche con la barriga vacía.
Pero no sabía La Princesa Rockera que, aunque tengo que reconocer que su regalo es el más original del ajuar de Cecilia, el mayor regalo ha sido su vuelta entre nosotras. Porque con ella vuelven los encuentros, los paseos, las conversaciones multitemáticas y cambiantes, los análisis de la Profesión, los cotilleos, las risas y las complicidades entre estas cuatro plumillas radiofónicas tan diferentes y tan semejantes.
Esta vez le hemos puesto el escenario de las setas de la Encarnación, que a mi me gustan, y que, como dice Xosé Alberte:
"Ha habido miles de casos de milagrosas conversiones por las setas. Incluso algunos que han pasado de ser del opus, votantes de falange y miembros de 5 hermandades que al ver las setas han fundado casas del pueblo en sus barrios, han sacado el carnet de Sevici a perpetuidad y ahora se están implantando rastas. ¡Ciudad de conversos!"

1 comentario:

Roberto dijo...

Esa cara de la primera foto ya mira con los ojos de Cecilia. La peque avanza y avanza y avanza .... ¡vamos buscando día para el croisant de chocolate rebozado en chocolate!