sábado, marzo 12, 2011

Patadas

Cádiz ha sido siempre un punto importante de mi geografía emocional, desde que era una niña e idealizaba una ciudad que sólo conocía de oídas. En la edad en que otras forraban sus carpetas de fotos de estrellas de la canción o el cine, yo lo hacía con un mapa de Cádiz que llegué a aprenderme de memoria y que, años más tarde, en mis encuentros con esta ciudad, me sirvió para no perderme por su laberinto de calles, plazas y plazuelas.
Ahora resulta que también va ser importante en tu vida. No sólo porque tengamos el presentimiento de que, cuando la pisas dentro de mi, no haces otra cosa que reencontrarte con la ciudad en la que concebimos tu vida; es que además ha sido aquí, con nocturnidad y alevosía, donde has empezado a comunicarte con la vida que está fuera de mi cuerpo. La sorpresa en la cara de tu padre cuando sintió la primera de tus patadas en la palma de su mano ha sido una de las grandes alegrías de mi vida. Y esa alegría nos hizo llenar de carcajadas la oscuridad del cuarto del hostal, tan cutre como limpio, al que le somos fieles cada carnaval desde hace unos ocho años.
A la primera patada le siguieron otras con más fuerza y ya la mano del que llamarás papá no quiere separarse de mi vientre y, desde ese preciso momento, aunque parezca que está en otras cosas y le preocupe el paisaje, o la lectura de un periódico, o la música que canturrea, interrumpe cualquier actividad para preguntarme: ¿Se está moviendo ahora?
Y es que no hay máquina en el mundo, por mucho que muestre tus movimientos a través de una pantalla, que nos haga pensar tanto en tu futura vida como el brío de tus patadas, que son una auténtica prueba de vida.

1 comentario:

LGV dijo...

¿Sabes? creo que tienes un Don, y es que cada vez que leo algo tuyo me mueves algo dentro, me haces reflexionar y hoy en dia con tanta información que nos aturuya eso es un mérito. Hoy al leer esta entrada no solo me has movido, me has emocionado. Creo que eres una gran afortunada, no solo por tu estado, sino por vivirlo de esta manera, por disfrutarlo al máximo y por lo feliz que se te ve, a ti y a su papá. Muchos besos guapa.