martes, febrero 15, 2011

La víspera

En la víspera del juicio por el caso Mariluz, Juan José Cortés nos ha convocado a los medios en un hotel de Huelva para hacernos unas declaraciones y pedirnos que le dejemos en paz durante el proceso porque, dice, no quiere hacer una crónica jornada a jornada. Dice Cortés que está destrozado, que estos días son difíciles para él y su familia. También dice que no recurrirá la sentencia, sea cual sea y que espera justicia, porque es la hora de la justicia y no la de la venganza. Eso dice.
Claro que Juan José Cortés también habla de una chispa, similar a la que ha ardido en otros países y que puede arder también en éste. Lo que ha hecho con menos pasión es el llamamiento a la calma que yo esperaba, porque lo ha hecho en ocasiones anteriores. De hecho ha adelantado que él acudirá a la puerta de los juzgados y que espera que sus vecinos de El Torrejón le acompañe. Y yo cruzo los dedos para que no se repitan mañana los altercados de marzo de 2008 que terminaron con una batalla campal y varios compañeros de los medios heridos.
Esta mañana la expectación era máxima. Las cámara de televisión se contaban por decenas y llegué a enumerar tres micrófonos de TVE, como siempre apostando por la sinergia y la optimización.
Mientras hablaba Cortés, programas de TVE, Canal Sur, Antena 3 y Tele 5 lo emitían en directo. Algunas redactoras le hacían, varias veces, preguntas del tipo: ¿Cómo están tus hijos? ¿Cómo está pasando estos días tu mujer? que serían, supongo, exigencias del guión y del directo pero que estaban desesperándome. No sé si buscaban la lágrima del padre de una niña asesinada a los cinco años, lo que sí que encontraron es mi hartazgo y el de otros compañeros. Y esto no ha hecho más que empezar. Nos quedan ocho días por delante que veremos a ver... Yo sólo espero un par de cosas: poder trabajar con garantías y saber contar todo esto con rigor.

No hay comentarios: