lunes, febrero 28, 2011

Carroñerismo

No lo hemos creado todavía, pero deberíamos hacerlo. Un tipo de Periodismo, con nombre y apellidos, que se llame así: Carroñerismo. Que no engañe a nadie y que siente sus bases en la búsqueda de carroña y vísceras. Así puede que nadie se confunda. Yo no lo hago, pero hay muchas personas que reciben ciertas informaciones, cuando más tranquilas están en sus casas, y puede que sí, que nos confundan a unos y a otros. Y no es que yo me sienta por encima de ese tipo de profesionales carroñeros, ni mucho menos. Sólo digo que somos distintos. Porque puede que mi, ni aún teniendo todo el dinero del mundo, se me ocurra jamás pagarle a una señora (con un retraso mental diagnosticado, por cierto) para que contara en mi programa lo que no ha contado ante el juez. Porque, como no lo haría, no tendría tampoco que buscar mi autoaprobación en los índices de audiencia para hacer luego declaraciones del tipo: "Queremos dejar claro que lo hicimos todo bien desde el principio"o "dimos la noticia que todo periodista hubiera querido dar" después de que mi poco ético comportamiento haya hecho saltar las alarmas de toda la Profesión. En especial, y aunque sé que esto le importa poco a las directoras de programas que van de compras por Serrano, a los profesionales que hemos pasado largas horas entre las cuatro paredes de la Audiencia Provincial de Huelva durante 8 días, en sesiones de mañana y tarde. Los mismos que hemos intentado mostrar al mundo, con el mayor rigor posible, cómo se estaba desarrollando un juicio que muchos han pretendido convertir en puro morbo y espectáculo. Yo he sentido que se han meado en lo alto mía y de mis compañeros. Afortunadamente, la FAPE ha tardado muy poco en declarar que se trata de un "atentado contra la dignidad" de la entrevistada y que "no favorece la reputación de los medios de comunicación ni la de los periodistas". Algo es algo. "Deberíamos tener un Colegio de Periodistas sólo para poder expulsar a Ana Rosa Quintana", decía mi compañera Isabel Jiménez, con la que he compartido muchas horas durante todos estos días de juicio. Lo cierto es que Isabel García, la esposa de Santiago del Valle (presunto asesino de Mariluz Cortés) ha pasado este fin de semana en prisión después de hacer sus declaraciones en el Programa de Ana Rosa. Un programa, por cierto, que hoy vuelve a la parrilla sin más sonrojo que el propio del maquillaje con el que ocultan sus vergüenzas.
video P.D: Y que conste que no ataco a la chica que porta el micrófono, si es Periodista como afirma ser, suficiente tendrá con su propia vergüenza y su escasa nómina.

2 comentarios:

Manuela dijo...

Me da asco esta noticia tía. Es más mierda para nuestra profesión.

LGV dijo...

Lo vi cuando pasó y no daba crédito, casi vomito en este instante, que desfachatez...