jueves, diciembre 16, 2010

Cosas de la vida

Hace algunos años, puede que una decena, yo no era más que una estudiante de primero de Periodismo que, en los últimos días del curso, recordaba con mis compañeras nuestro primer día de clase. Recordaba, de todas, especialmente a una cuya carta de presentación aquel día fue algo así como "Vengo a estudiar Peridismo porque voy a presentar el telediario". Yo conté a las demás compañeras, con ella delante, aquella sentencia y todas reímos a carcajadas, ella también. No dejaba de ser gracioso semejante seguridad de una joven sevillana de 18 años que decía que eso iba a ser así porque ella había tomado "muchos cafés" con noséquién.
Cuando paramos las carcajadas, mi amiga me miró muy seria y me dijo: "Algún día tú estarás en tu casa, dándole de comer a tu hijo, mirarás a la tele y ahí estaré yo presentando el telediario". Me dejó petrificada y ya no reí más en todo el rato.
Bien, pues han pasado diez años, yo tengo un proyecto de familia con la misma pareja que tenía por entonces, acabo de poner la tele y, efectivamente, ahí está ella presentando un informativo en una tele local, que en realidad es nacional. Y para nada me he sentido desdichada por eso. Todo lo contrario. Lo que me parece es divertido que se haya cumplido semejante profecía. Si es que para algo tenía que servir "tantos cafés".
Por cierto, que yo, ahora, estoy encantada con el lado de la pantalla que me otorgaba la historia.

3 comentarios:

tribulete dijo...

Dí que sí, de todos modos, puedes estar más que orgullosa de como te va todo, aunque no te conozco más que de escucharte en la radio y leerte aquí, creo que no está nada mal, con la que está cayendo...


Y eso sin tener que tomar tantos cafés, jejejeje. Gracias por el tiempo que te robas a tí misma para deleitarnos con tu blog.

Ah, y Feliz Navidad!!

El Coronel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Coronel dijo...

jejeje, Que curioso, eso demuestra, que cuando álguien persigue su sueño, suele lograrlo. Aunque también demuestra, que un buen café... da para mucho.
Un saludo y siento no poder invitarte a uno de esos cafés, aunque un "manchaíto", de los normales... Cuando quieras.