martes, noviembre 23, 2010

El vacío existencial

"La enfermedad de nuestro tiempo es el vacío existencial", nos ha dicho esta misma mañana a un puñado de periodistas el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, justo después de hacerse una pregunta en voz alta "¿Cómo estamos?" y contestarse que "Inmersos en una crisis económica que ha dejado al descubierto otras carencias de nuestra vida. En estos treinta años de capitalismo feroz el centro del mundo no ha sido el Ser Humano, si no los mercados. Sólo ha habido hiperconsumismo y mucho vacío".
Y yo, que agradezco que a personas como ésta se les ponga delante un micrófono para que hablen de los que les dé la real gana, le escuchaba y sus palabras me hacían pensar. Y preocuparme. "El 25 por ciento de la población andaluza ha ido alguna vez a un centro de salud mental. En 2008 más de 1500 menores han sido atendidos por algunas de las 14 unidades de psiquiatría infantil y juvenil de Andalucía ¿Qué sociedad estamos construyendo que los niños y niñas necesitan ayuda psicológica?"
Entre los indicadores de este conflicto entre lo Humano y todo lo demás, Chamizo destaca "Se está dando un incremento alarmante de consumo de dos medicamentos: El Prozac y el Tranquimacid. En este país, seis millones de personas sufren depresión. La venta de antidepresivos ha aumentado de 21 millones de unidades en 2002 a 33 millones en 2009. Ese vacío existencial lo intentamos combatir con fármacos. Nos han roto el mundo de los sentimientos. Ahora tenemos la necesidad de reconstruir la interioridad, que algunos llamarían espiritualidad. Tener por dentro las ilusiones que nos hacen ser más personas".
Es muy raro que le pidamos una foto a un personaje. Chamizo viene a menudo a Huelva y nunca antes lo habíamos hecho. Pero esta mañana he sido yo la que se lo he pedido porque esta reflexión, que no va a salir en ningún medio de comunicación, no quería que cayera en el grupo de cosas que se olvidan entre la prisa y las demás prioridades. Por lo menos que esté en algún sitio, aunque sea en este blog.

2 comentarios:

Roberto Lakidain dijo...

Siempre es un placer mantener la certeza de que morirás con las botas puestas, si es que mueres claro. Ya sabes Paloma que nuestros ignorantes editores se manejan por la vida en la certeza de que ellos son los elegidos para contar lo que importa a la gente. A ellos les interesa que Chamizo diga cualquier blablablasada de cualquier tema de actualidad. Si Chamizo interesa al mundo del periodismo, piensan nuestros ignorantes editores, entonces "no debe interesarme a mí".

"Quizás en un mundo de comunicación e información sea necesario decir las cosas de otra forma, para llegar donde hay que llegar: a la conciencia del lector". (José Saramago)

Bss

Miguel dijo...

El cura Chamizo es uno de los tipos que transmiten más inteligencia que he tenido la suerte de echarme a la cara en mi vida. Lo que denuncia, algunos llevamos años, junto a él y junto a ti, gritándolo en el desierto: http://miguel-gonzalez-quiles.blogspot.com/2008/02/milagros-y-sandeces-reedicin.html.*