martes, octubre 12, 2010

La Vida

Una intución. Un cosquilleo. Una sonrisa. Un abrazo. Una lágrima. Una carcajada a través del teléfono. La Alegría.
Un escalofrío. Un pequeño temblor. Una gran responsabilidad. Una sonrisa inmensa. Un suspiro. Un comienzo. Un hogar. La Felicidad.
Un abrazo. Otro. Un brindis. Unas palabras. Un deseo. Una risa nerviosa. Un nudo en la garganta. Unos amigos. La Vida.

7 comentarios:

Antonio Pablo dijo...

La vida da para todo, o para casi todo, ratos buenos, malos y regulares; y la verdad es que la mayoría de las veces nos marcan muchos más los acontecimientos más negativos que los más positivos, pero es que somos así, que vamos a hacerle. Pero yo hoy sigo entusiasmado con la "buena nueva", con resaca de la borrachera emocional, pero más conciente de lo que supondrá este gran paso para nuestros dos amigos y para los que les rodeamos.Hoy nos sentimos más "titos" que ayer pero menos que mañana.

Jesús dijo...

No paro de pensar como será y se llenan los ojos de lágrimas, estoy más feliz y enamorado que nunca, descubriemdo nuevos sentimientos y emociones. Es algo incomparable y bello. Os necesitamos a todos "titos". Espero y rezo para que todo salga bien. Gracias Paloma, porque siempre miro hacia un lado tú estas cerca, siempre dispuesta a todo (menos a subir por los "rochos"), gracias a Grego, Pablo, Mari, Palmi, Carmen, Chemita (el de las tres tias), Ras, Hermano, Bea, Cuñá, Miriam, Ángel, a todos... PERO SOBRE TODO A SARA, VAS A SER UNA MADRE ESTUPENDA, te prometo que siempre estaré a tu lado queriendote.

pirfa dijo...

Uf¡¡¡ Otra vez llorando. Madre mía. Estoy más sensible de la cuenta, creo. GRACIAS POR HACERNOS TITOS¡¡¡

sara dijo...

uff...a mí se me atragantan las palabras...no olvidaré jamás el momento en que la enfermera nos anunció que íbamos a ser padres, no se explicar lo que sentí, fue como si se parase el mundo y sólo quedásemos jesús y yo, tuve que pararme en la barandilla de las escaleras para respirar hondo y volver a la realidad. tampoco olvidare jamás vuestra entrega, vuestra ilusión, vuestras ganas...si la noticia del embarazo me emocionó, mas me emocionó veros entrar uno a uno a ese bar en el que íbamos a brindar por mi maternidad .ojalá todos podais sentir algún día lo que estamos sintiendo jesús y yo. gracias por ser tan especiales y a ti, jesús, gracias por hacerme la mujer más feliz del universo. os quiero!!!

MARIA PIEDAD dijo...

Aqui ando en la estacion de Dos Hermanas,esperando el tren para Bellavista con lágrimas en lo ojos, pero como todos estos dias,lágrimas de alegría.
Veo tanta gente sola cada dia y no dejo de dar gracias por lo afortunada que soy,que suerte amar y ser amado.

Palmi dijo...

Desde que nos anunciásteis la noticia y desde que Paloma hizo esta entrada en su blog, he pasado por aquí a diario, sabiendo que me iba a emocionar, como ahora. Y he tenido que cerrar el blog una y otra vez, leyendo lo que escribíais, porque no me salían palabras sino lágrimas, y ya sabe quien me conoce que cuando lloro soy incapaz de expresarme.
Hoy, casi dos semanas después, y a punto de ponerle el broche final a este "año dorado" como lo titulamos hace casi un año,quería deciros que me siento realmente feliz por haber compartido con tod@s vosotr@s tantos momentos especiales. Y sobre todo, me he dado cuenta de que no podría vivir sabiendo que puedo perderme algo de todo esto que está pasando y de lo que está por llegar. Enhorabuena a Sara y Jesús, lo haréis genial, porque sois geniales, y no es porque lo diga yo, pero menud@s tit@s que va a tener la criatura!.

Os quiero, lo sabéis.

Anónimo dijo...

Miedo, el miedo y la ansiedad son otros dos de los sentimientos que en mi caso tambien me acompañarán durante estos nueve meses. Espero que no puedan conmigo y mermen al resto. Por ahora no lo estan consiguiendo porque un solo instante de contemplación de su barriga hace que la ilusión y el amor los doblegue.