lunes, octubre 25, 2010

Asalto a la panadería

El asalto a la panadería comenzó en un coche cualquiera de un montillano cualquiera al que pararon dos corteganeses cualesquieras para montar a otros tres, como si cualquier cosa. "Porque lleváis a una chavala entre vosotros, que si no nos íbamos a un puticlub". Un gran tipo que nos ahorró un buen trecho de camino y nos regaló algunas risas y un paraguas plegable, especial para las lluvias de harina. Con la palabra "Hospitalidad" se abrieron las puertas a un mundo caliente y sabroso que nosotros, los asaltantes, ni sabíamos que íbamos a conocer.Un auténtico paraíso de pan y dulces en el que el dueño hizo el desafortunado comentario de "Coged lo que os apetezca". Y lo hicimos. Me interesó tanto el trabajo de estos hombre en su jornada doble, que había empezado a las 8 de la tarde y no terminaría hasta las 8 de la mañana, que me harté de hacerle preguntas en una entrevista improvisada y un tanto etílica. Pero ellos, encantados de responderme, también rieron con nosotros y hasta se apuntaron a las fotos. Antes de irnos, con el estómago y un par de bolsas llenas, le pregunté al jefe de todos los panaderos de este obrador Bellido, de Montilla, que cuánto se debía. Nos miró por encima y nos dijo: "Cinco con diez". Le respondí que no podía ser, que tenía que cobrarnos bastante más porque mis amigos habían estado comiendo pan, dulces, y bollos de masa durante toda la visita. El jefe de los panaderos me contestó algo así como "Yo no los he visto así que no te voy a cobrar ni un euro más". Juntamos algunas monedas y le dejé unos 13 euros junto al horno, a sabiendas que, por todos los ceros que le hubiera puesto al lado, no hay cifra que pague el buen rato que pasamos entre estas gentes y las carcajadas que echamos de vuelta a casa. "Es que la gente de Montilla es así de campechana", decía la voz de mi amiga Pepa Rubio, descendiente de montillanos, al otro lado del teléfono. Y tiene que ser verdad, porque la que liamos fue para echarnos. Pero del tirón¡¡¡

1 comentario:

MARIA PIEDAD dijo...

que poca vergüenza!!!