lunes, septiembre 13, 2010

Perro no come perro

Fumaba distraída. Primer día tras las vacaciones. Como queriendo parar el tiempo antes de subir a la primera de las ruedas de prensa de todos los meses de rutina que no esperan. No le llamé la atención. No quise interrumpir su momento a solas pero la fotografié a escondidas.
Vuelve al trabajo más bronceada y con una sonrisa en la cara a pesar de todo. En ese todo, también, los seis meses que lleva sin cobrar. Ella y el resto de sus compañeros. Los que ponen sus mejores palabras para que El Mundo Huelva Noticias salga a la calle cada día. Cuando coincidimos en la sala de prensa del partido político que hoy toca me confiesa que se le remueven las entrañas cuando tiene que escribir sobre los conflictos colectivos de otras empresas que sí pueden salir en su propio periódico. Hoy, precisamente, nos hablan del problema en Astilleros. Una moción en el Ayuntamiento y en el Parlamento Andaluz para que cobren los dos meses que les adeudan. Y yo la miro de reojo y pienso en sus entrañas y en las de sus compañeros. También en sus proyectos, en sus posibles hipotecas, en todo lo que pueden hacer pero no hacen, en la batalla judicial que se les presenta... Pero sólo veo a una profesional que toma notas igual que yo, que he tenido la suerte de tener una empresa decente, de las que paga al final de cada mes.
Ojalá los problemas laborales de los trabajadores de los medios de comunicación pudieran contarse en los demás medios, en los públicos y en los privados.
Ojalá los perros también comieran carne de perro.

2 comentarios:

Roberto dijo...

Y espera Paloma que con los nuevos hábitos y con las revolucionadas dietas los perros no se vuelvan vegetarianos, tiene toda la pinta.

Para reflexionar más

"EL País" ha estrenado septiembre apostando por un carro de la compra y por un paquete de tuper-wares.

Bss

P.D: Te debo un libro.

olga dijo...

totalmente cierto...Ojalá pudiéramos contar en nuestros programas, en nuestros periódicos, en definitiva,ojalá pudiéramos alzar la voz, como lo hacemos con otras injusticias, y contar la situación laboral en la que nos encontramos los periodistas, incluyendo a todos los que trabajamos en los medios, técnicos, productores (los contratados), etc Qué triste!