lunes, septiembre 06, 2010

El Paraíso en la Esquina

En la esquina del propio verano he descubierto un Paraíso. Mi madre, mi hermana y algunos de mis amigos ya me hablaron de él alguna vez, pero siempre fui escéptica, hasta esta esquina misma del verano.
Inaccesible. Más allá del faro, de la piedra y de las aglomeraciones que hacen de Matalascañas esa Omaíta Beach tan detestable y masificada.
Un reducto de arena, mar, barcas de pescadores y tranquilidad. Una inmensidad de silencio que ha valido la pena esperar para conocer. Esperar para saborear. Un Paraíso que me aguardaba a la vuelta de la esquina.

No hay comentarios: