martes, julio 20, 2010

La conjura de los tímidos

Los tímidos del mundo se han conjurado e Iniesta es su abanderado. Leo, una tras otras, las crónicas sobres la victoria mundialista y los perfiles de esta generación de campeones, entrenador incluído, y caigo en la cuenta de que, en casi todas, la timidez es un valor positivo. No sabía que lo fuera. De hecho, desde siempre pensé que estaba más cercana al defecto que a la virtud. Ahora, de repente, no es así. La timidez aparece junto a lo bueno, a lo reflexivo, al buenhacer, a la calma, a la educación y a muchas otras palabras de la que yo no sabía que fuera una especie de sinónimo.
Tímidos del mundo: He descubierto vuestra conjura y he decidido combatirla. Si es que alguna vez os considerasteis mejores personas que los extrovertidos, aquí estoy yo para recordaros la de años que nuestras palabras y acciones llenaron vuestros silencios y quitudes. ¿O es que, sólo por ser tímidos, os creéis, por ejemplo, que reflexionáis mejor las cosas que nosotros? No tiene por qué ser así. No tiene por qué serlo siempre.
Y lo cierto es que tengo que reconoceros que ese silencio y esa quietud os hacen sencillamente arrebatadores a nuestros ojos. Yo, por ejemplo, en mi tierna adolescencia, me enamoré perdidamente de uno de vosotros y todavía sigue en mi casa.

2 comentarios:

Manuel María Becerro dijo...

Esto es para vosotros. O bueno: para nosotros. Me incluyo en el club.

http://www.youtube.com/watch?v=vxSZMLiqUCU

Anónimo dijo...

¡¡Vivan l@s Tímid@s!! ¿Sabes por qué? Porque lo que no expresan con palabras saben expresarlo con gestos y con miradas, y eso l@s hace especiales.