martes, mayo 25, 2010

El Rocío: Con Granada

La carreta de la Hermandad de Granada es un cajón entero de plata que salió de las manos y la cabeza de un platero rociero, padre de otro rociero. Cada carreta tiene algo de especial y ésta tiene un mucho.

Y esta carreta se ha cruzado en mi camino, o yo en el de ella, varias veces en esta romería. Primero en Villamanrique, con sus bueyes hasta dentro de la iglesia y el empuje de los peregrinos y luego en la entrada a la aldea. Ahí es donde escuché a una chica, cansada y emocionada, que decía algo así como "Mira la aldea". Y los ojos se le llenaron de lágrimas.

Y este Rocío, con toque ganaíno, tenía una sede con nombre corteganés: "Villa Enreína".

No hay comentarios: