miércoles, abril 21, 2010

Poco común

Ando por mi casa con un pijama rosa con una vaca en el pecho. "Guiselle, la plus belle". Guiselle debe llamarse esta vaca con delantal, la más bella de la tienda donde la compró mi suegra. Porque mi suegra se ha aficionado a las compras. Pero de una forma poco común. Su fuerte son los chinos y algunas tiendas de ésas que cuelgan en la fachada "Todo a dos euros". Y a ella, que le parece casi imposible que las cosas cuesten eso, anda trayendo cada día que si un fulard, que si un blusa a la que le saca las pinzas, que si una camisa a la que recorta el largo, que si un reloj que le queda grande para que Grego se lo arregle. También ha comprado anillos, bolsos sin correa, calcetines para recién nacidos...
Así pasa parte de sus días, paseando por Triana, de tienda en tienda. Comprando, devolviendo, comprando, devolviendo, comparando, volviendo a devolver y otra vez a comprar. Lo penúltimo que compró fue uno de esos pájaros inseparables, todavía papillero. Consiguió, después de cuatro días dándole papilla con una jeringa, cambiar la jeringa por una jaula. Todo cuando el pájaro ha empezado a picotear el alpiste y a contestarle cuando le pregunta "Currito, ¿Estás comiendo?"
Para todo hay que valer en esta vida. Hasta para regalarle a tu nuera un pijama rosa de manga corta y a media pierna, con el dibujo de una vaca... y lograr que se lo ponga. Una artista de la pista, esta suegra mía.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Te hablo por experiencia propia y directa. Eso no suele ser una "afición", sino algo más serio. Las "tiendas de chinos" están arruinando más de una economía de nuestros mayores. Es la falsa percepción de "lo barato", que se transforma en compulsiva compra de cosas absolutamente inútiles. Cuando les preguntas porque compran tantas cosas que después desechan por su ínfima calidad, dicen siempre: "total, si no me costó casi nada"...
Er "shiquitín"

Fulanita de Tal dijo...

Me encanta lo de "Currito ¿estas comiendo?"
¿Cuántas veces habré escuchado esa pregunta?

Anónimo dijo...

Me sigue encantando cómo escribes, las experiencias que transmites, el jugo que le sacas a esas experiencias. La importancia que le das a la amistad, a la familia, a los recuerdos, a tu tierra, que está en cualquier parte. Se nota que quieres, y que te quieren. Sigo todos los post de tu blog, y cuando tardas en actualizar me impaciento.
Soy periodista, como tú. De Huelva, pero creo que nunca hemos cruzado palabra. Gracias por los disfrutes que me proporciona leerte.