lunes, marzo 29, 2010

Símbolos

Este pilar es el más famoso del mundo. De mi mundo al menos. Está dentro del triángulo mágico de mi infancia. Pocos niños del entorno Santo-Altozano-Peñalta han llegado a la adolescencia sin probar sus heladas aguas. Yo me caí un par de veces tratando de emular a los mayores en la odisea de cruzarlo de un lado al otro. Una de las veces lo recuerdo con total nitidez. La caída, mi cabeza bajo el agua, la vecina Angelita rescatándome, mi abuela y mi madre secándome sobre la mesa lo más rápidamente que podían, el cachete en el culo para que no volviera a hacerlo... Recuerdo que tiritaba. Lo que no recuerdo es el limo verde en el que malnadan tres peces de colores en esta mañana primaveral en la que hago parada improvisada con María y Gregorio.
Si yo tuviera que elegir los símbolos de mi pueblo, puede que eligiera este pilar. Puede también que eligiera a este hombre. Antonio el Bomba, más conocido ahora como El Yupi. Cuentan que fue en tiempos un excelente albañil. Ahora, no hay forastero que llegue a mi pueblo que no reciba su bienvenida en forma de mano cóncava. Yo lo admiro. Por muchas cosas. Entre ellas porque es de las pocas personas que conozco que se toma hasta catorce cafés en un día. El más pequeño de mi familia ha demostrado tener, a sus dos años, vocación de monanquillo. Y, al verlo con sus compañeros, descubrí que por sí solos son ellos también un símbolo. No sólo del Domingo de Ramos, ni siquiera de toda la Semana Santa y de las tradiciones. Son un símbolo de la infancia misma en Cortegana. Un símbolo de la felicidad con cabello repeinado y cesta con caramelos. He descubierto que si mantengo al día la relación con los míos, con mi pueblo y con el buen humor no tendré que llorar nunca por la pérdida de mi abuelo porque siempre estará conmigo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo tambien he provado esas aguas.No dejaba de ser una especie de pila bautismal para los niños de la zona.Una de las veces fue tu tio Eusebio el que me empujo aumque el siempre juraba y prejuraba que no había sido.soy MOntaño.Un saludo