jueves, octubre 01, 2009

El no-periodismo (Toma 1)

Esto es lo que se conoce como un canutazo (En una definición libre: Dícese de la declaración de algún personaje relevante al que no sentamos ante una mesa, que sería rueda de prensa, si no que dejamos que nos atienda de pié). Éste en concreto tuvo lugar el pasado miércoles en Punta Umbría. En él se pueden contar casi dos docenas de medios de comunicación y hasta cuatro políticos. (Subo esta foto porque nos la ha regalado Julián Pérez, de la Agencia EFE y en ella aparecen mi amigo Francis dirigiendo la orquesta y algunos compañeros a los que quiero recordar trabajando conmigo). Es un mal ejemplo de canutazo porque fue largo e incómodo. Tuve que pedirle a la compañera de Canal Sur Radio, literalmente, "Lola, saca tu grabadora de mi ombligo".
Los canutazos son nuestro pan de cada día. Nos vienen bien a unos y a otros. Muchos periodistas los pedimos para intentar, así, que el entrevistado se enrolle lo menos posible. Pocas veces lo logramos. Los calambres en los brazos de los plumillas y el dolor en los hombros de los cámaras dan buena cuenta de ello. Pero a mí hay algo que me preocupa más que eso de este tipo de prácticas. Me refiero a cuando acudimos a unas jornadas o a una conferencia. Todos buscamos esa declaración previa en forma de canutazo y muy pocas veces nos quedamos. Y no lo hacemos porque, en el tiempo que dura la exposición de los expertos en el tema del que luego tendremos que informar, debemos cubrir algunas informaciones.
De las prisas, de la falta de interés y de la realidad previa que manejamos sale el resultado que sale la mayoría de las veces: una informaciones endémicas con las que apenas nos quedamos en la superficie.
Hace dos semanas se celebró en la UNIA un importante congreso de Periodismo Digital que trajo a Huelva a algunas de las mejores voces en lo que a este tema se refiere. Un compañero, prejubilado, participó en ellas como oyente. Asistió, desesperanzado, a la marcha de los medios tras la inauguración oficial a cargo de las autoridades. "Ni siquera se quedaron a la primera mesa redonda ni a la conferencia inaugural... ¿Qué piensan contar del Congreso?" Me dijo.
Pues, para los que no lo sepan, así es como vamos la mayor parte del tiempo, corriendo y buscando siempre una par de ideas que luego repetimos como papagayos. Como decía un profesor de la Facultad, sabiendo lo que nos esperaba, "Niños, aquí lo importante es manchar, manchar, manchar..."

No hay comentarios: