martes, agosto 11, 2009

Los ochenta

Hay ahora cierta fiebre revival de los 80. Se nota hasta en las botas. Nos mandan mensajes hablando de una época que a mí me sabe a pan con Nocilla y a televisor. Por eso, al encontrar por casualidad este vídeo, he tenido que sonreir. Los que nos acercamos a las treintena por estas fechas contamos con un imaginario colectivo marcado con estos iconos. Desde el street fighter lento y ortopédico hasta las monedas enormes de cinco duro y color plateado con las que parecía que te podías comprar el kiosco entero. (El otro día encontré varias en el interior de una hucha, en casa de mi madre. También las había de una peseta, de veinte duro y otra de quinientas. Tuve la sensación, otra vez, de tener un caudal. En mi infancia, una moneda de quinientas era lo más.) Pero hay muchos más y todos comunes a una generación entera. Voy a reproducir otra vez este vídeo para ver dónde encuentro el mensaje subliminal que anuncia todo lo que vendría después: la precariedad en los empleos, el consumismo, la frivolidad... Tienen que estar, seguro, como un virus que nos inoculaban justo cuando dábamos la tercera vuelta al vaso de Colacao.

No hay comentarios: