sábado, julio 04, 2009

Asturias: RIO ABAJO

El curso del Sella tiene que parecerse a como Tolkien ideó la Tierra Media. En medio de lo verde, del aire y de la humedad hecha gotas que te mojan la cara y el pelo. Pequeñas islas de cantos rodados sirven de parada para los que, como nosotros, nunca antes dimos una pala al agua. La hora del bocata. Y de las risas.
Uno… Dos… Uno…Dos… Han sido unas cuatro horas de trabajos en una canoa que se presuponían coordinados, pero que no lo han sido. Apenas han servido de nada la decena de años de esta relación en la que creemos que tan bien nos conocemos (y nos compenetramos). A la hora de remar, cada uno lo hace a su aire. En la canoa yo era el motor y Grego, el director. Fuerza y dirección. Nos hemos chocado un par de veces y hemos encallado otras tantas. Pero hemos salido airosos, cansados, mojados y felices.

No hay comentarios: