domingo, julio 05, 2009

Asturias: DE CINE

Santillana del Mar y yo escéptica. Sólo un grado por debajo que cuando estoy en un parque temático. Pero es cuestión de matices. Me empiezo a creer que todo es verdad y que es medieval cuando dan las cuatro y entramos en el claustro de la colegiata. Suena una grabación que, columna a columna nos explica a los visitantes cada pincelada de la historia desde hace más de siete siglos. Me lo creo del todo cuando suena el teléfono y en la voz de mi madre escucho su recuerdo de un viaje de instituto: "Santillana eran ruinas. Dentro de los palacios lo que había eran vacas. El pueblo hedía a boñigas y las vacas andaban tranquilamente por la calle". Le cuento a mi madre que todo ha cambiado, tanto que creo que Santillana es la localidad de España con mayor densidad de resturantes, hoteles y paradores. Pero la verdad es que es preciosa, sea o no un escenario que parece cartón-piedra.
Siguiendo la línea del mar llegamos a Llanes. Está muy de moda porque sirve de escenario natural a algunas series y películas (Garci es uno de sus incondicionales). Supera mis expectativas, a pesar del día gris y lluvioso que nos recibe. Los cubos de colores, a lo lejos, son una anécdota comparados con la belleza del mar entre las rocas. Grego se guarda una piedra en el bolsillo. Me cuenta el secreto: parece que tiene escrita una A. Una A de Asturias. Es nuestro último día en estas verdes tierras y creemos que la piedra es la última de las sorpresa, hasta que la intuición nos lleva a Niembro y Barro.
Es una pena que la marea esté baja. No importa. El paisaje es sobrecogedor. El mar se adentra en una especie de marisma y entre las barcas emerge una iglesia. Lo que le da la apariencia tétrica es el cementerio que la rodea, con esos panteones tan diferentes a los que tenemos en Andalucía. Un paisaje tan gris y tan frío que parece que estés en una película de miedo.
Llegamos a Llenín. Es la última de nuestras noches asturianas. Cierro los ojos. Ha sido un día de cine.

1 comentario:

Olga dijo...

Hola Paloma1
Qué guay de vacaciones! Veo que has estado en Santillana del Mar y en Asturias. Sí, Santillana es un pueblo precioso, no sé si es el más bonito que he visto nunca. Jose y yo el año pasado fuimos de vacaciones a Cangas de Onís, (Asturias) para conocer Oviedo, los lagos de Covadonga, Llanes, el pueblo de la abuela Menchu, que ahora no me acuerdo del nombre (mú fuerte), y por último, nos dimos un salto a Cantabria y estuvimos en Santillana del Mar, San Vicente de la Barquera y Santander, y qué bonito todo!
Qué bonitos recuerdos se me vienen a la mente! Un besito y disfruta de tus vacaciones