martes, junio 16, 2009

Votaciones

Para mí votar es algo normal. Un verbo que conjugo las pocas veces que me deja este sistema heredado. Pero para ellas no. Desde la última vez que lo hicieron han pasado 20 años. En aquel plebiscito se sentaron las bases de lo que luego ha sido Irán. Tan religioso, tan integrista, tan metido hacia dentro...
Volvían las mujeres a las urnas y, en las fotos que hasta nuestro país llegaban, sus caras de esperanza que se ha vuelto de desengaño tras conocer unos resultados oficiales que muchas de ellas rechazan. El sector moderado, al grito de Alá es grande, ha llenado las calles de personas reivindicando sus derechos ciudadanos: unas elecciones sin trampas, unos resultados claros.
En Irán se respiran aires de transición que parece que no es flor de un día (ni siquiera de un día de elecciones). Para unas será la libertad, para otras la igualdad, para otras el repeto, para otras el fin del uso del velo y para todas la oportunidad de cambiar las reglas del juego y hacerse oir. La comunidad internacional le presta oídos. Yo lo hago cada mañana repasando sus caras en las fotos de los periódicos. Ahora sólo queda que ellas y ellos empiecen a separar religión y política. Eso sí sería la auténtica revolución del mundo árabe.
P.D. No puedo evitar recordar estos días a Marjane Satrapi.

1 comentario:

Herblay dijo...

Gran entrada, qué bien cuenta las cosas esta niña...

P.D.: hoy te he visto en Canal Sur y me ha dado una alegría... que ni me he fijado en el contenido de la noticia, jaja