jueves, mayo 28, 2009

Creyentes y Protestantes

Tocaba presentación de Plan Aldea en el Rocío y contaba los minutos para que terminase y poder compartir con mi familia y mis amigos de un ratito de fiesta en la que este año no participo. Divertido verlos, escucharlos y cantar un rato en el que he sido casi una más, pero sin artificios. A la vuelta, parada obligada en la playa de Rompeculos, muy por debajo de su fama. Algunos nudistas y una rebaba blanca que traían las olas que no me ha gustado un pelo. (Más recomendable es Cuesta Maneli).
Al pasar por el Polo Químico, el acto reflejo me hizo mirar a las pancartas de los trabajadores de Ercros. Bajo ellas, cientos de vasos de plásticos que me hicieron pensar en un nuevo acto de protesta (curiosamente de estas plantas sale la base para elaborar el PVC). Volví a ver los vasos amontonados en el suelo a las puertas de Foret y entonces recordé que, hacía apenas unas horas, la Hermandad de Huelva había pasado por esa misma carretera. Y he tenido que sonreir pensando en que en esta tierra, y en esta fecha, se confunden como nunca creyentes y protestantes.

1 comentario:

anoniMATA dijo...

a mí no me gusta el rocío (como fiesta) pero como lugar me encanta, y cuesta maneli, me flipa tomar el sol por allí, mazagón y alrededores.Un beso