viernes, abril 03, 2009

Casualidad

Puede pasar que una noche acudas a una cena en la casa de un amigo que cumple años, bastantes más que tú. Y puede también que en la sala haya un matrimonio amigo suyo con bastantes más años que tú. Puede que comience la conversación y que cuando termines descubras que esos desconocidos saben más sobre tí de lo que podías imaginar. Y te hablan de miembros de tu familia a los que tú apenas has conocido. Quizá los hayas visto una única vez en tu vida consciente. Y pueden que te muestren una imagen de esos familiares que se parecen a tí tanto que hasta te asusta, tanto que hasta te alegra. Y te ayuda a conocerte mejor a tí misma. Puede que la conversación continúe y ellos hablen de tu tierra. Y digan sobre ella cosas que tú no sabías que sabían ni que sabías tú misma. Por ejemplo, nuestra capacidad de parar una conversación que se ha ido por las ramas para volver a la base. Te hablan de un lenguaje de las montañas que es el tuyo y hasta de un pueblo en la frontera cargado de historias de Saramago, Miguel Hernandez y un puesto fronterizo con guardiñas, sin saber que están hablando de un pueblo que también fue tuyo. Y sales unas horas después de la sala agradecida de haberles conocido porque te han ayudado a conocerte un poco más. Puede ser que pase. Puede ser. Una noche de esas que se sienta a tu lado la casualidad.

1 comentario:

Junlus dijo...

También disfruté mucho de su compañía y de todo lo que hablamos...de la guerra, de Rosales y lo que suponía la frontera con Portugal en aquella época. Todo eso por un lado, por el otro la hija de Endy (aaaaaaarg) ajajajajaj.