lunes, marzo 23, 2009

Teatro del güeno

"Mi misterio del Interior" una obra güena, güena de las de verdad. Que mezcla el humor con la filosofía y, a través del cabaret y el clown, se ríe de tí en tu propia cara (para eso vamos al teatro, no?) y te hace plantearte qué coño estás haciendo con tu vida más que si leyeras a los existencialistas franceses. "Mi misterio del Interior" parte de esa gran pregunta que se hacen los humanos (los humanos que se hacen preguntas, claro) de qué hay más allá de la muerte. También quién es uno mismo. Y entre búsqueda de identidades y mensajes estupendamente cantados y contados, termina siendo una enorme crítica (y lo era desde la primera escena: una pareja comprándose una mierda) a la sociedad pequeño-burguesa. Los de Ron-lalá son güenos, güenos, güenos. Que, en mi tierra, es más que buenos pero menos que "los mejores" porque les quedan todavía muchas obras en las que crecerse. Por ahora, en mí han logrado un efecto impresionante porque todavía no se me van de la cabeza. Y eso, en esta sociedad de lo inmediato y lo efímero, es una estupenda señal.

No hay comentarios: