miércoles, febrero 04, 2009

Churros y recuerdos

Una de las cosas que más me gustan de la ciudad en la que me he alquilado un séptimo es el Mercado del Carmen. Por eso, cuando esta mañana el señor concejal de Urbanismo de esta ciudad ha anunciado que antes de que Diciembre llegue a su día 31 el Mercado quedará reducido a escombros yo no he querido saltar por encima de la mesa y los micrófonos que nos separaban para "apretarle el gañote" porque eso no lo hacemos los amantes del Mercado del Carmen.
En estos meses de vida en Huelva pocas son las sensaciones que he experimentado aquí comparables con comprarme un cartucho de churros y tomarmelos en algunos de los bares del entorno. A menudo lo hago en soledad, mientras escucho la radio o leo el periódico. Unos minutos en los que siento, por un lado, que traiciono mi voluntad de no comer churros nunca más y, por otro, me reconcilio con una parte de mí misma de la que ya ni recordaba.
Seguramente este señor de chaqueta y corbata ya no se acuerde del olor del pescado, del sonido con el que arranca el Mercado todas las mañanas, de las flores y los preciosos colores de las frutas. Para mi, cualquier excusa es buena para perderme con el micrófono por los callejones de este sitio: la huelga del sector pesquero, las compras navideñas, la sugerencia del ministro de que compremos productos nacionales...
El Mercado del Carmen es mucho más que el templo del pescado fresco. Es una auténtica institución. A él acuden hombres y mujeres, con bolsas, carros y periódicos debajo del brazo, que siempre lo han hecho. Hombre y mujeres en cuyos recuerdos de infancia siempre aparece este Mercado y sus alrededores: los puestecillos, las tiendas de cierto aire portugués o los bares donde casi todo el mundo se conoce por su nombre.
Lo van a trasladar todo a un sitio más nuevo, cómodo y funcional en el que apenas faltan por instalar un par de montacargas. Seguramente sea necesario, lo que no lo es en absoluto es una plaza mayor que entierre para siempre el recuerdo del Mercado, como un nuevo centro comercial enterrará también en Isla Chica el recuerdo del Antiguo Colombino.

No hay comentarios: