jueves, febrero 19, 2009

21:49 con dolor de ojos

Este señor con pinta de respetable, quizá lo fuera hasta hoy, tiene la culpa de que me duelan tanto los ojos a esta hora. Este fin de semana leía una interesante entrevista de El País firmada por Juan Cruz que llevaba por título las palabras de Eugenio Scalfari, fundador del diario italiano La Repubblica: "El periodismo es un oficio cruel". Decía Scalfari:
En una cierta manera nos atrae el hecho de que tenemos que ver a los personajes de la actualidad, de los que nos tenemos que ocupar, poniéndolos al desnudo, intentando saber cómo son más allá de la apariencia. Y esto es cruel porque la gente no ama ser desnudada y luego ser descrita en su desnudez, en su realidad, la que nos parece a nosotros, que no quiere decir que sea una verdadera realidad. Por tanto, hay algo de crueldad en esto que ha llegado a crear un proverbio sobre lo que es una noticia: Que el perro muerda al hombre no es noticia; que el hombre muerda al perro es noticia. Sólo que a los hombres no les gusta verse descritos mientras muerden a un perro, ésa es la crueldad.
Cuando la mujer y la hija de Sánchez Buenaposada han salido de la Jefatura Provincial de Tráfico después de dar el último beso en mucho tiempo a su marido y padre, me he dirigido a ellas y las he visto tan desnudas, que he recordado estas palabras del periodista italiano. Y me han soltado una mentira desnuda que yo sabía que era mentira. Las he dejado continuar su camino, con paso rápido, pero desnudas, al fin y al cabo. Como desnudo estaba el detenenido cuando ha salido por la puerta de atrás, intentándonos dar esquinazo a los desnudadores que nos apostábamos ante el que, hasta hoy, era su centro de trabajo. El profesor que me enseñó a conducir a mí se vio involucrado en una red semejante hace más de 25 años. No es la primera vez que esto pasa en Huelva. Siempre me han llamado la atención los delitos de estafa, malversación, prevaricación, cohecho... Todos esos donde no hay sangre, sólo dinero y una ética débil. Y decía que me llaman la atención porque creo que son los más difíciles de evitar. Tanto como decir que no al dinero fácil.

1 comentario:

Herblay dijo...

Cuando lees a un maestro como él te vuelven los ánimos para seguir. Grande...