jueves, enero 08, 2009

Un negro y un bigote

Para el Señor Aznar, un negro en la Casa Blanca es "exotismo histórico". Por lo menos, es algo nuevo, no como un Presidente con bigote, que de ésos ha habido unos cuantos. No tantos, desde luego, como parados, que vuelven a ser TRES MILLONES en nuestro país. Y eso que no hace ni dos años que escribí esto. Dos cifras de récord en apenas 23 meses.

No hay comentarios: