viernes, diciembre 26, 2008

Un mes sin Cendón

Seguro que el día que le hicieron esta foto nadie podía presagiar que este joven, con pinta de aventurero, iba a cumplir hoy un mes de secuestro a manos de unos miliacianos somalíes. José Cendón, y el periodista británico con el que comparte cautiverio, no han cometido más delito que el de intentar que la situación en la que viven los somalíes se conozca en todo el mundo. El embajador de España en Kenia, un diplomático que ya ha demostrado en otras ocasiones su buena mano con los piratas, está manos a la obra, o eso asegura el propio Moratinos que no descarta desplazarse él mismo a los alrededores de Bossasso donde, según todos los indiciosl los tienen retenidos. Este periodista británico y este fotógrafo español estaban haciendo un reportaje para el Daily Telegraph. Se habían propuesto denunciar el estado de terror que la piratería ha impuesto en el cuerno de África, y han acabado en sus redes. Es lo que tiene el buen periodismo, el que se mancha las manos, el que quiere denunciar la mierda y acaba de mierda hasta los ojos. Cendón es hoy un símbolo para todos los de esta profesión, sin dejar de ser un currante más. Por eso no es justo, aunque sí oportuno porque estaba donde debía estar, que pague con su libertad el esfuerzo de su trabajo. Hoy se cumple un mes y en casa de este fotógrafo pasan la Navidad sin él, pendientes del teléfono y de cualquier noticia que hable de liberación, de negociaciones o de huida. Seguro que los padres y la hermana del fotográfo lamentan que no se hiciera en su día vendedor, o cerrajero, o amo de casa, o policía local, o feriante. Seguro que, entre la angustia y el sinvivir, guardan un rincón para el orgullo. El de pensar que su ausencia se debe a su empeño de luchar por la Verdad, la Libertad y la Democracia.

No hay comentarios: