jueves, noviembre 20, 2008

Gente de Cine

El Festival de Cine Iberoamericano de Huelva ha pasado su ecuador y tengo que reconocerlo: Todavía no he podido ver ni una sola película. Entre la vergüenza por no verlas y la culpabilidad por llevar dos noches de copitas a costa del Festival se están sucediendo los días y yo no hago por sacar tiempo.
Están pasando, por fin, en Huelva cosas interesantes. La ciudad se ha llenado de gente de cine. Anoche conocimos a dos productoras, una argentina y otra mexicana y un distribuidor también argentino, todos de la factoría Disney. El chico nos confesó que es él el que le pone los nombres a las películas de esa casa para ser distribuidas por América Latina. Se refirió a "El juego del Miedo", por ejemplo. No sabíamos de qué peli hablaba hasta que nos dimos cuenta de que en España se le ha llamado Saw. Curioso.
Pasamos parte de la noche enseñandono mutuamente insultos locales, mostrándoles los sabrosos caminos del tinto de verano con limón (que no sé por qué a las chicas les pareció la mejor de las bebidas del mundo) y escuchando sus quejas porque el vuelo transoceánico les había robado siete horas de sus vidas.
La noche anterior me dio la madrugada en un bar al que estaba deseando ir: 1900. En una enorme pantalla daban un concierto acústico de Norah Jones, en las paredes colgaba una interesante exposición de fotografías y en una vitrina enseñaban los títulos que habían sido presentados en ese bar decorado a lo Cow-Boy. Hasta ahora apenas los conocía, pero los cuatro que compartimos mesa y reflexiones en esa noche de martes sellamos una amistad cómplice.
Y me remonto al lunes por una frase. La escuché en mitad del informativo en las palabras de la directora de una película especialmente violenta que justificaba la presencia de ésta en la cinta para condenarla y terminar diciendo: "Lo que hace falta son más flores, más libros y más abrazos".
Totalmente de acuerdo. Más flores, más libros y más abrazos.
Yo, por lo pronto, me he pedido para Reyes un limonero.

1 comentario:

arol dijo...

una amiga mia argentina que vive en Berlín y es productora estaba allí.

Por cierto "Buena Vida" de Andrés Wood, un buen tipo al que conocí en una entrevista el año pasado, es un film recomendable.