martes, mayo 13, 2008

Mágica son las noches
que dá el camino,
mágicos son los verdes
que dan los pinos.
Mágica la candela
que quita el frío.
Tamboril, tamboril,
que a mi Virgen del Rocío,
la llevo dentro de mí.
Hay quien dice del Rocío
que es mentira y vanidad.
Y yo le digo que vaya
para saber la verdad.
Que vea la entrada de los romeros,
polvo en los labios, sangre en los pies.
Que vean los bueyes que se arrodillan.
Que vean la Virgen.Que hablen después.

3 comentarios:

flor dijo...

hay cosas en el Rocío, que no se pueden contar, los tamboriles tocando el alba de madrugar, como quieres que te cuente, si no se puede contar, si no se puede contar....

enamorada de Vetalengua 158 hasta los ojos.

besos romeros

Musico de los Ansares dijo...

... el rocio no se acaba porque no quiere mi gente...
mas de un rato nos quedan en vetalengua 158 a los agregaos, ratos que como siempre, son inolvidables y te hacen sentir rocio de verdad, como el que se vive en casas como la vuestra (nuestra).
muchas gracias y hasta la proxima primavera.

un beso

spirit dijo...

Mientras kede algún sendero en la marisma caminare,no me importa k los tiempos hayan cambio me sobra
volveré como vuelven las golondrinas en primavera, yo volveré dios mio por las arenas.
palomita, como siempre,una vez más, tu dicción me ha vuelto a emocionar y a ponerme los pelos de escarpia.
verdad lo conseguimos, nuestro sueño, espero k no despertemos de este ensueño nunca y k sigamos siendo la hermandad k se ha fraguao gracias al encanto irrepetible e inconfundible de esa aldea almonteña y rociera.
te kiero xula!!!!!