lunes, abril 14, 2008

Por fin, la sentencia

Ya ha terminado todo, o al menos lo parece. Cincuenta y cinco páginas de prosa judicial muy técnica vienen a poner el punto y final (de momento) a uno de los días más negros de mi pueblo. Siete absueltos y seis condenados, pero el nombre de Cortegana en entredicho y eso no se lo quita ningún juez.
Si hay que buscar culpables, podríamos mirarnos el ombligo los medios de comunicación. También podían hacerlo todos y cada uno de los que tiraron una piedra, por minúscula que fuera y enorme la rabia que escondía. No es el momento para las culpas, si no para la convivencia a pesar de que años y años de ella no puedan borrar en siglos el estigma que ha caído sobre los corteganeses y corteganesas.
El presente pasa muy rápido, cada vez más. Hoy y mañana saldrá el nombre de Cortegana en la prensa, la radio y la televisión. Afortunadamente nadie lo recordará pasado mañana. Demasiada información. Muchos datos y poca reflexión. Seguramente ya más de uno no se acuerde si era Cortegana, Cartagena o Cortelazor.
Ahora, señores, a cerrar heridas y a seguir caminando. Que de eso sabemos muchos los que nos dignamos de ser del pueblo que somos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Nos va a costar quitar la mancha, pero afortunadamente tenemos la conciencia tranquila, “otros” no deberían tenerla tanto, a ver si aprenden de una vez que Cortegana somos todos,también ellos, no se por qué se empeñan en diferenciarse. Ahora habrá que partir de cero y cada uno que asuma su culpa, si nos les importa ,claro.

De todo ésto,intentaré acordarme sólo de las lágrimas de emoción y de alivio que pude ver ayer y me quedo con esa imagen que has puesto.Palmi