miércoles, abril 30, 2008

Cuestión de género

Hay días en los que me acuesto y apenas me he dado cuenta en esa jornada que termina de que soy una mujer. En las conversaciones, en mis relaciones con el resto de seres humanos, ese día (y me pasa bastante a menudo) no he tenido que marcar hechos diferenciales con mis interlocutores hombres. Hay amigos míos que dicen que pueden hablar conmigo como si fuese uno de ellos y ése es uno de los piropos que más me gustan porque quiere decir que entre ellos y yo se ha borrado la frontera que nos separa por cuestión de género.
No me gustan las mujeres que se sonrojan cuando escuchan palabras comprometidas o que se sienten violentan en ciertas conversaciones. Me gusta la naturalidad y, sobre todo, que nadie tenga que esconder sus emociones ni sus instintos porque crea que los de su género tienen que hacerlo así.
Si hubiese emociones para cada género, si cada género tuviera sus propios roles, como algunos intentan hacerlos entender, nunca hubiéramos visto lo que estamos viendo estos días y que tanto está dando que hablar a ciertos contertulios de pacotilla: la imagen de una mujer, ministra, embarazada, al frente del Ejército español.
Chacón, madre de un hijo y en breve de otro, ha dado el ejemplo de que una mujer embarazada no es una enferma. Que está capacitada para seguir siendo persona y ciudadana también en los nueve meses de gestación.
Hay quienes esperan de ella que haga más humano el ejército por el hecho de ser mujer. Yo sólo espero que sea una buena ministra de defensa (¿Acaso ninguno de los anteriores ha podido humanizar las tropas, tiene que ser una mujer la que se encargue de eso?) como lo he deseado de todos los demás. Por ahora, apunta bien. Chacón ya ha dejado claro que es pacifista. No esperaba menos.
La imagen de esta catalana pasando lista a las tropas es todo un símbolo. Y es tan símbolo y tan sencillo que me pregunto porqué ninguno de los Presidentes anteriores ha nombrado antes a una mujer para este cargo históricamente de hombres, como todavía lo son algunos otros miniterios (economía, entre otros). Tambíén Zapatero ha nombrado a un hombre, Miguel Lorente, como delegado del gobierno contra la violencia de género. Y lo ha hecho porque ha creído que es el más apto para ese puesto, aunque de camino también algunos hayan visto en este nombramiento un símbolo.
Habrá quienes tras el pene de Lorente no vean un buen delegado del gobierno contra la violencia de género o quienes tras la barriga de siete meses de Chacón no vean una buena ministra de defensa. Yo intentaré mirar a través de sus atributos para fijarme en las personas que los portan y sólo tengo la esperanza que el hijo o la hija que porta la flamante ministra no tenga que asistir jamás a este tipo de debates. Que se acueste todas las noches y no se acuerde si ese día fue un hombre o una mujer.

miércoles, abril 23, 2008

Lugares de paso

Un hombre alto con gorra que dice que ha venido desde Canarias y que le des unos euros para el billete, el resto de una meada sobre un banco de piedra, mujeres de pueblo de pelo corto que acaban de quitarse los rulos para proteger las maletas con un celo nunca visto, bolsas de plástico, ropa de licra muy ceñida, zapatos colados, personas de paso también a otros países, un ratón que canta por rumbas desde el altavoz de un móvil y tres bailando a su son...
Podrían ser pasajes de un sueño de Dalí pero estas cosas existen a este lado de la barrera del sueño: el fascinante mundo de las estaciones de autobús. Ese olor a gasolina y a moqueta que desde que entras te narcotiza y te traslada a otra dimensión a pesar de que nunca pares de sentir el duro tacto del cemento gris bajo tus pies.
Perdí ayer uno de los autobuses que unen la línea Huelva-Sevilla y me tocó esperar media hora al siguiente, tiempo suficiente para darme cuenta de que el surrealismo anida en cada una de las esquinas de estas estaciones. Cuando llegué a la capital hispalense, más de lo mismo y, además, con más calor, con más gente y con más prisa. Una vez que salí, el ambiente lo llevé dentro durante un rato, como si se quedara pegado en la piel, como si fueran toxinas que tienes que espulsar. Me lavé la cara y los brazos y sigué mi camino. A pesar de todo, creo que me gusta. Es diferente.

lunes, abril 14, 2008

Por fin, la sentencia

Ya ha terminado todo, o al menos lo parece. Cincuenta y cinco páginas de prosa judicial muy técnica vienen a poner el punto y final (de momento) a uno de los días más negros de mi pueblo. Siete absueltos y seis condenados, pero el nombre de Cortegana en entredicho y eso no se lo quita ningún juez.
Si hay que buscar culpables, podríamos mirarnos el ombligo los medios de comunicación. También podían hacerlo todos y cada uno de los que tiraron una piedra, por minúscula que fuera y enorme la rabia que escondía. No es el momento para las culpas, si no para la convivencia a pesar de que años y años de ella no puedan borrar en siglos el estigma que ha caído sobre los corteganeses y corteganesas.
El presente pasa muy rápido, cada vez más. Hoy y mañana saldrá el nombre de Cortegana en la prensa, la radio y la televisión. Afortunadamente nadie lo recordará pasado mañana. Demasiada información. Muchos datos y poca reflexión. Seguramente ya más de uno no se acuerde si era Cortegana, Cartagena o Cortelazor.
Ahora, señores, a cerrar heridas y a seguir caminando. Que de eso sabemos muchos los que nos dignamos de ser del pueblo que somos.

martes, abril 08, 2008

Resulta que...

Resulta que hay en la capital de Eslovenia tres artistas que han decidido cambiarse de nombre y ponerse uno común que comparte con una cuarta persona.
Resulta que ese nombre es Janez Jansa, Presidente de aquel país. (http://www.aksioma.org/)
Resulta que uno de ellos incluso se ha casado con su pareja en un acto que forma parte de este extraño experimento que más parece una performance vital.
Resulta que ese uno aparecía esta mañana en la foto que me enseñó mi compañera Vanessa Okretic de la boda de su hermana. Él era el novio en esa boda. Cargaba en sus brazos al más pequeño de sus dos preciosos hijos.
Resulta que esos niños son los sobrinos de mi nueva compañera. Ella, que tiene una niña de un añito, Abril, y espera otra, Mila, para este verano, esta mañana, a sabiendas de que me encuentro un poco sola en la ciudad me ha hecho una preciosa propuesta: que la acompañe mañana a una revisión de su embarazo. He aceptada encantada e ilusionada.
Resulta que si el destino no me hubiera reservado Huelva, a día de hoy no conocería todavía a esta Vanessa de apellido exótico, que habla con acento argentino, de madre española y padre esloveno. Nunca hubiera sabido de la historia de los tres artistas que decidieron rebautizarse con el nombre del Presidente de Eslovenia. Nunca hubiera tenido la oportunidad, como lo he hecho gracias a su persona, de demostrarse a mí misma, una vez más, que de la fusión y el mestizaje salen personas maravillosas.

viernes, abril 04, 2008

Todo rula bien. Todo va bien. Los choqueros y las ondas, por ahora, van rodando. Primera semana muy movidita. Muchos tribunales: corrupción en Aljaraque y payos y gitanos de mi pueblo que me han hecho esforzarme hasta la saciedad por ser lo más imparcial posible. (Uf¡¡) Este mundillo de la radio tiene mucho de inmediato y trepidante y algo de mágico. Creo que estoy empezando a descubrirlo.