lunes, marzo 03, 2008

Chorizo... punto y final

El último de los disfraces: el de viuda... Creo que me he disfrazado todo los años de mi vida (por ahí me falta alguno por haber tenido que coger el Casal de vuelta a Sevilla). Estoy inculcándole la tradición a mi vecina y amiga María Mora que, cuando eran las 18.15 e íbamos por la fuente la Caja me preguntó con esa tranquilidad que le dan sus ocho años: "Paloma, ¿Este año seremos más viudas o haremos el pastel como el año pasado?" No sé si este año el cortejo fúnebre llegábamos a la decena. Efectivamente, hicimos el pastel. María está empezando a aprender que eso, en carnaval, no importa porque gracias a unos cuantos que siempre "hacemos el pastel" las tradiciones se mantienen. Del brazo de Cristina y Mercedes, dos carnavaleras donde las haya, acompañamos al cada vez menos querido chorizo por las calles de la Peñalta hasta llegar a la Plaza. Fuimos haciendo repaso de estos carnavales. Coincidíamos en que han sido los mejores de nuestras vidas, aunque a mí me ha faltado una persona: mi hermana. Cuando volvimos a la Plaza de Toros podía haber más de 100 personas esperando al chorizo (ojalá se hubieran disfrazado, hubiera sido el mayor de los entierros). Menos mal que ninguna le pidió a Cristina que volviese a cantar el Jonathan (Jajajaja). Llegué a casa y cuando me estaba quitando la última de las pelucas de este loco carnaval (llevo desde el miércoles disfrazada) se me cambió la cara. Me puse triste. Me lavé la cara y el pelo. Por fin me peiné, me planché la ropa del resto de los días y me maquillé un poco para que nadie me notara las ojeras y otros síntomas de agotamiento. Volví a ser, otra vez, Paloma Jara. Así estaré otros 365 días. En la Plaza me esperaban mis amigos. Hasta me aplaudieron al verme sin disfraz. La madre de tres grandes carnavaleros (Sole, Antonio y Fernando) a la que habían cantado un precioso pasodoble en el pasacalles, me confesaba que ya no hacía falta hacer más grande el carnaval, que ahora había que mantenerlo. Cariñosa y entregada, como siempre, llevaba toda la razón. Hemos disfrutado de un carnaval sin complejos. Con 11 grupos que se han subido al escenario a regalarnos tres noches emocionantes y un día, el del sábado, inolvidable: Criaturas mágicas, cubanos, hombres del campo, beatas, matrimonios mal avenidos, niñas de película musical, señoritos de 1.900, corredores de F1, muchachitas un poco puercas, cuarteteros y pasiones terrenales. Este año, además, quedará para siempre como el carnaval en el que se rompieron los tópicos: A ver quién se atreve a decir después de éste que el carnaval de antes era el "carnaval bueno". Jajaja. ....Hasta el Febrero que viene.... Gracias a todos.
Posted by Picasa

3 comentarios:

carnavalero88 dijo...

ola xica soy peralta q pasa!! vaya peazo carnavales que nos hemos tirao jeje... ojala hubieran durao una semana mas. he estao vagando por tu blog y la verdad es que esta muy bien. bueno ya nos veremos xaito

Anónimo dijo...

Vaya pedazo de carnaval, dicho en gadinatano:"vaya bastinazo, pishas".
TRiste por mi no presencia en la tablas compitia por mi alegria al ver que tenemos un carnaval con un nivel que aveces asusta.Si la cantera hay gente que se quieran hacer musicos creo que tenemos y tendremos unos de los carnavales mejores de la provincia. Uno que se quedo en Roma

Nacho dijo...

Impresionante Carnaval e impresionante blog, apasionante forma de escribir chica, me encanta tu forma de expresar las cosas, haces que puedas sentirlas tuyas. Para cuando un libro?....

Por cierto para el año que viene todo el mundo disfrazado de viuda... que no se muera la tradicción

Un beso
Nacho Lianes