miércoles, febrero 13, 2008

El coronel no tiene quien le escriba

Pasa cada mañana: Meto ilusionada la llave en la cerradura del buzón, lo abro y mi cara cambia cuando vuelvo a ver que no hay nada. Mi futuro más inmediato (y el menos también) dependen de un telegrama que ya empieza a tardar en llegar. Ha querido el destino que este tiempo de espera sea útil: despedidas, Cádiz en carnaval, fines de semana en el pueblo y, sobre todo, visitas al hospital cargadas de esperanza. No me estoy aburriendo, la verdad, pero desde siempre llevo fatal las transiciones. Me siento como el coronel al que, mientras esperaba, se le iba pasando la vida.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

exactamente igual me siento yo.... pero yo encima ni tan siquiera espero un telegrama....

Anónimo dijo...

Hola Palomita,
No te preocupes que más pronto que tu espera llegará a su fin...y el día que menos te lo esperas llegará el telegrama en el que te comunicarán que te incorporas a tu nuevo destino profesional... Disfruta de este compás de espera, aunque tú ya podrás disfrutar de tus vacaciones toda la vida... Nosotros continuaremos, aquí con nuestros contratos basuras, nuestros sueldos reguleros y sin poder tener vacaciones.
Un besito y ánimo
Olga

Anónimo dijo...

Hola Palomita,
No te preocupes que más pronto que TARDE (se me ha olvidado ponerlo en el otro comentario)tu espera llegará a su fin...y el día que menos te lo esperas llegará el telegrama en el que te comunicarán que te incorporas a tu nuevo destino profesional... Disfruta de este compás de espera, aunque tú ya podrás disfrutar de tus vacaciones toda la vida... Nosotros continuaremos, aquí con nuestros contratos basuras, nuestros sueldos reguleros y sin poder tener vacaciones.
Un besito y ánimo
Olga

Anónimo dijo...

Hola cariño soy mtu ,primo Domingo que casualmente ha dado con tan bonito sitio en la red, mi correo electronico :
domingomartin@latinmail.com mandame el tuyo, me gustaria estar mas en contacto contigo, pues tienes una forma de escribir,
que me transmite muchas emociones