jueves, septiembre 13, 2007

El hombre tranquilo

Conocí a Josu Jon Imaz hace menos de un año un día lluvioso. El grupo Joly (una de las más poderosas empresas de comunicación de Andalucía, editora de periódicos como el Diario de Cádiz, Diario de Sevilla o el Día de Córdoba) celebraba uno de sus almuerzos lujosos para personas relevantes al que yo acudía como periodista de TVE. Imaz nos atendió primero a los periodistas. Se mostró afable y educado. Contestó a todas nuestras preguntas. Me dejó el mismo buen sabor de boca con el que terminé mi encuentro con Patxi López, más nervioso y sonriente. Entramos los periodistas al almuerzo con el resto del auditorio. Antes de comer, él habló desde el atril que le tenían preparado. Cuando terminó el ágape volvió a subirse, esta vez para contestar a las preguntas de los invitados, entregadas a una azafata a sobre cerrado y de forma anónima. Los representantes de las fuerzas fácticas andaluzas que allí se encontraban presentes no se cortaron un pelo en sus preguntas. En algunas de ellas, ni siquiera preguntaban… se limitaban a criticar el lazo que, según ellos, unía al propio Imaz con el terrorismo vasco. Imaz habló. Sin cambiar su semblante tranquilo. Reconocía que ha habido menos muertos en sus filas que en las del resto. Condenaba el terrorismo como todos los que estaban en la sala. Anoche arrancaba el informativo de La Sexta llamándole “El hombre tranquilo”. Anunciaba su retirada. Desde La Ser a ABC, todos medios destacan hoy la capacidad de diálogo de Imaz, su templanza y su enérgica oposición al sector más duro del PNV. Espero que la personalidad de Imaz no se pierda en ningún limbo político, que podamos seguir disfrutando de su capacidad oratoria, de su apuesta por el diálogo, porque él, dicen, es de los hombres que cree que a través de la palabra podemos tenderles puentes hasta a nuestros enemigos.

No hay comentarios: