miércoles, agosto 08, 2007

Perdonen la tardanza

Siento haberme retrasado, pero es que he estado muy ocupada acostándome a las tantas, diciendo adioses con una mano y holas con la otra y siendo testigo del aumento de mi familia al más puro estilo de los 100 años de soledad de García Márquez con niños que naces y se llaman y apellidan exactamente igual que sus abuelos: Manuel Jara Martín.
Han sido muchas cosas, muchas. La última, un flechazo, el de anoche. Siete, de veinticuatro, amigos de Cortegana y una casa en el Rocío. La conseguimos porque esa casa era para nosotros, estaba escrito. Empezamos a disfrutarla en Septiembre.

2 comentarios:

flor dijo...

me alegra ver tu regreso.
es cierto que son muchas cosas, pero seguro que todo es para mejorar y crecer como personas.
pensemos ahora en una familia que crece,y no solo hablo de la jara muñiz, sino tambien de la familia que en septiembre comenzara un proyecto romero en comun

Raúl Ramírez dijo...

¿Qué pasa Palomita? No quieres nada con los pobres... Pues nada, simplemente mandarte un besito y cuando quieras me puedo tomar una copita en esa fabulosa casa en El Rocío y nos cantamos un ¡qué no daría yo... por empezar de nuevo!