viernes, enero 26, 2007

Menos paro y menos sueldo

Acabo de leer en El País los múltimos datos del paro. Son espectaculares: Apenas 8´3 personas de las 100 que podrían estar trabajando no lo hacen. O lo que es lo mismo, 83 de cada 1000 posibles trabajadores. He dicho que la cifra es espectacular porque tenemos que remontarnos al año 1979 para encontrar un dato semejante. Nunca desde entonces tuvimos tan pocos parados. Muchos de mi generación miramos a la generación de finales de los 70 y principios de los 80 con cierta envidia. El reflejo para mí, por ejemplo, son mis padres y sus amigos. Si entonces tenías entre 30 o 40 años, trabajabas seguro. Estamos cansado de escuchar cómo esa generación comenzaba en el mundo laboral antes, incluso, de acabar los estudios superiores. Muchos de ellos se casaban antes de cumplir los 25 y se independizaban para siempre convirtiéndose (si pienso en Sevilla) en una de las miles de familias que han democratizado hasta límites insospechados el lujo de vivir en el Aljarafe... Los datos del paro nos dicen que esos tiempos han vuelto. Mi primera reacción ha sido de alegría, y se ha producido una de esas extrañas conjugaciones que ponen en sintonía lo que pasa en el mundo con lo que pasa en tu casa: He recibido una llamada de Gregorio diciéndome que le han hecho indefinido en su trabajo. Pero la alegría me ha durado poco. La mejora laboral de mi pareja, que me anima y a él le da seguridad, no va a encontrar un reflejo, al menos por ahora, en su salario. Y ,de repente, he caído en la cuenta de que Gregorio, más de un cuarto siglo después, no cobra mucho más de lo que percibía mi padre por su primer trabajo. Han sido 25 años en los que España se ha puesto a la altura de Europa y nuestros bolsillos nos hablan de lo mucho que se ha encarecido la vida, sin embargo, los sueldos no han ido de la mano de esta subida. El sueldo de mi padre permitía vivir medianamente bien a su mujer y sus dos hijas. Con el sueldo que cobra mi pareja apenas le llega a fin de mes y se hace más que necesario que yo trabaje si queremos vivir por nosotros mismos. Bienvenida sea la cifra histórica de personas currantes... a ver si dejamos de pagar tan caro este tipo de récords.

1 comentario:

laspersonasdelverbo dijo...

Sí pero tus padres no iban fines de semanas a París, ni a Londres, no tomaban cervecitas cada dos por tres, No sabían qué era ir a un buen restaurante y derrochar pesetas, no tenían que tener el último capricho tecnológico en casa, ni gastaban en ropa más que la necesaria, no les interesaban las marcas. No tenían teléfono móvil, ni adsl, ni portátil, ni pc de sobremesa, no pensaban en ipods, ni en ninguna pijería, mandaban a sus hijas a un Colegio Público, etc. etc. etc.